suscríbete al boletín diario

Opinión

Este domingo…

Otro problema que existe -y tampoco veo que los candidatos  aborden, con raras excepciones como el candidato aquel presidencial- es la sequía.


 Por La Tribuna

Este domingo que viene va a haber elecciones de Presidente, diputados, senadores y cores, pero, siendo los problemas de las ciudades en que vivimos los que están más cerca de nosotros, ¿por qué no los tocan, quieren que sigan así como están o es que no saben cómo afrontarlos y, por lo tanto, no se atreven a plantear soluciones?

Por ejemplo, cuáles son los problemas:

  1. Atochamiento de vehículos en las horas punta de la mañana y la tarde. En este problema intervienen varios factores: la cantidad y cabida de las calles y avenidas, las conexiones con otros sectores, la topografía de la ciudad, lo que influye en el desarrollo de las vías y su construcción. Pero sucede que la ciudad no es solo una serie de casas y edificios, sino que se puede asimilar a un organismo y tiene una estructura como todo organismo, que es necesario conocer para plantear soluciones a sus problemas. La ciudad es como un organismo vivo que cambia, pero mantiene una estructura. La estructura de las ciudades está conformada por la convivencia de sus habitantes -que generan los barrios-, pero también por la zonificación de actividades que se generan en las ellas, pues no toda la vida se desarrolla en los barrios. Hay otras relaciones que surgen: entre los barrios, entre estos y edificios, u otros sectores, como estaciones de trenes, buses y taxis, con cementerios y parques del recuerdo, áreas verdes (parques plazas y plazuelas, áreas deportivas). También surgen las diferencias socio-económicas que determinan la estructura social que se expresa en barrios y lugares, que son preferidos por los pobladores de las ciudades, lo que determina la segregación social, la gentrificación, etc. De esta manera, tenemos que la estructura urbana está constituida por la estructura de barrios, la estructura de actividades y la estructura socio-económica o segregación social. Esta estructura puede cambiar por modificaciones del sector o barrio, por cualquier razón, pero se mantiene una  estructura a pesar de todo.
  2. Otro tema es la delincuencia y el narcotráfico que los pobladores importan de otros sectores, pues, con poco trabajo y, eso sí, mucho riesgo se puede ganar mucho dinero, sobre todo las mujeres de hogares mono parentales que no tienen formación y muchos hijos abandonados por sus parejas. Este tema estaba en la idea de la Promoción Popular del Presidente Frei, en la década del 60 del siglo pasado, a través de la organización de los barrios o Juntas de Vecinos, con esa finalidad de ayudar a los pobladores en su vida diaria. Y era lo mismo que pretendía lo planteado al crearse el Ministerio de Desarrollo Social, el cual fue aprobado por unanimidad en el Congreso Nacional por diputados y senadores. Pero cuando fue puesto en marcha, el ministro nombrado lo desvirtúo totalmente y no sé si algo queda de ello. También tenía que ver con la educación para llevar el control de las becas que se les dan a los niños para sus estudios.
  3. Otro problema que existe y tampoco veo que los candidatos  aborden, es la sequía, que aun cuando es un problema no de las ciudades mismas, pero evidentemente las afecta. Solo un candidato presidencial dijo que el 84% del agua de nuestros ríos y esteros se pierde en el mar y propone embalses y aprovechamiento de los acuíferos naturales (embalses que otros llaman lagunas de compensación) antes que llegue el agua al mar. Lo mismo, sacar agua de las napas profundas o acuíferos o bien desalinizar el agua de mar como ya se está haciendo en el Norte Grande, según las experiencias de Israel. Pero es urgente abordar la sequía como un problema nacional urgente que no se puede dejar de lado.
  4. También el problema sísmico o de los tsunamis y grandes incendios, que se pueden producir en cualquier momento. Desde que tengo conciencia he experimentado terremotos, desde el de Concepción y Chillán en 1939 hasta el último del 27 de febrero de 2010, y nunca se dispone de suficiente organización y presupuesto.
  5.  

Estos problemas son de nuestras ciudades, los cuales son vitales y se deben abordar, pero conociendo su estructura, cómo funcionan, lo cual detallaré más adelante en otro artículo, comparando lo actual con lo que proponemos.

Osvaldo Cáceres González

Doctor y profesor. Arquitecto Universidad de Chile

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes