suscríbete al boletín diario

Opinión

Medicina alternativa

René Núñez. Abogado y Profesor de la Universidad de Chile


 Por La Tribuna

03-11-2017_19-27-461__RenéNúñez

Nuestro sistema de salud tiene muchas falencias. Partiendo por el déficit de médicos que oscila entre los cuatro mil y cinco mil profesionales, incluyendo a cirujanos y especialistas.

Existen factores culturales que impactan en el sistema de salud y por lo tanto en las personas. Por un lado, tenemos un mal uso del sistema de atención pública, pues aún muchas personas esperan hasta sentirse bastante mal para recién ahí acudir directamente al hospital, en vez de chequearse regularmente a modo preventivo en los Cesfam o Cecof; por otro lado, los chilenos tenemos una muy mala alimentación, en base a carbohidratos (pan, arroz, tallarines, masas en general) que terminan deteriorando nuestro cuerpo hasta el límite de la debilidad, generando el ambiente perfecto para la proliferación de enfermedades en nuestro organismo; también no podemos ignorar el creciente alcoholismo y tabaquismo que se han transformado en causas de muerte, enfermedad y deterioro de la salud muy grande a lo cual no hacemos más que atender.

 

Todos esos factores, tienen incidencia en el funcionamiento de la salud pública, y hasta el momento el Estado, poco o nada han intentado para combatirlos, pues tienen la visión de que más médicos, más remedios o más hospitales, son la única alternativa, ignorando que nuestra propia conducta, no sólo satura el sistema público, sino que deteriora nuestra integridad física y psicológica, nuestra salud. En verdad, si necesitamos más médicos, pero también necesitamos campañas fuertes de cuidado de nuestra salud, educación cívica de utilización del sistema público, medicina preventiva, necesitamos intentar medidas distintas.

 

Podemos agregar que, si bien existe una medicina convencional, cada vez más gente opta por tratamientos alternativos, ya sea en busca de una cura o un tratamiento paliativo, misma razón por la cual uno acude al sistema de salud convencional, por lo tanto, integrar opciones de terapias alternativas a la oferta pública de salud, es abrir más posibilidades de tratamiento, una visión distinta de la salud, una propuesta para disminuir el consumo de fármacos que tiene tendencia creciente y adictiva en muchos compatriotas. Incluso los tratamientos paliativos con cannabinoides, son opciones legítimas de tratamiento.

 

La medicina alternativa y la medicina convencional, ofrecen posibilidades de recuperación, por lo tanto, considerar en nuestro sistema de salud pública, como terapias de imanes, ejercicios de relajación/meditación o yerbas medicinales, es simplemente ampliar el espectro de opciones de tratamientos y que pueden ahondar, trabajando en conjunto, el tratamiento para cada paciente. Hoy debemos considerar la existencia de más alternativas en todo sentido.

 

René Núñez. Abogado y Profesor de la Universidad de Chile

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes