suscríbete al boletín diario

Opinión

Triunfó el diálogo

Roberto Poblete. Diputado


 Por La Tribuna

01-11-2017_19-28-501__RobertoPoblete

 Gracias comunidad Juan XXIII, con su ejemplo, su fuerza y convicción nos mostraron como triunfa el diálogo y el entendimiento, y ganaron ustedes, y también todos nosotros… ¡de todas maneras!

 

Treinta y cuatro días de huelga legal completaron los trabajadores de la Fundación Juan XXIII antes de llegar a un acuerdo con su empleador. Poco más de un mes en que sus 478 socios y 6 mil 100 alumnos pertenecientes a establecimientos educacionales de tres comunas de la provincia de Biobío vivieron en la incertidumbre, a la espera de la solución de un conflicto donde cada una de las partes se vio afectada y a la vez beneficiada de una u otra forma.

 

Antes que la huelga se hiciera efectiva, el 22 de septiembre, nos reunimos con los dirigentes y delegados de los colegios, a quienes entregamos nuestro apoyo y los instamos al diálogo. Nos pareció que sus demandas eran claras y justas, pero al no llegar a buen puerto la negociación colectiva, la movilización partió. Pasaban las jornadas sin avances, y en un ánimo de colaborar a la solución decidimos visitar al obispo Felipe Bacarreza. Fue una reunión muy cordial dónde solicitamos que intercediera para generar una mesa de diálogo, desgraciadamente no conseguimos ningún avance en el tema que nos interesaba.

 

El conflicto se extendió y nos mantuvimos en permanente contacto con el grupo dirigente. Nuestro equipo de la oficina parlamentaria – al igual que en otras movilizaciones – estuvo atento para apoyar en lo que fuera necesario y observar el proceso que nos deja múltiples aprendizajes en materia laboral.

 

Destaco la constancia y la fuerza que la comunidad mantuvo durante la movilización, lo que les permitió visibilizar sus demandas de cara a la ciudadanía, e integrar a los alumnos, apoderados y comunidad en general.

 

De forma paralela, el equipo negociador tuvo más de una cita con el empleador. Una y otra vez, después de largas conversaciones todo volvía a foja cero. Pero no decayeron, aunque la mochila se hacía cada vez más pesada. No tuvieron sueldo por varias semanas, fuimos testigos como los compromisos comerciales apremiaron y en sus hogares comenzaron las carencias. Más unidos que nunca supieron ayudar a los compañeros más complicados e incluso aquellos que eran de Alto Biobío se las rebuscaron para viajar y estar presentes.

 

De ahí la importancia que los trabajadores cuenten con una buena caja de herramientas para dar la pelea. Con meses de anticipación la Asamblea decidió que los posibles beneficios serían solo para sindicalizados. Fue así como pasaron de 300 a 478 socios.

 

Esta semana finalmente salió humo blanco y tras una intensa jornada de debate, llegaron a buen puerto. Visitamos al grupo negociador en Concepción, donde se desarrolló la última negociación reglada entre las partes, estaban exhaustos pero contentos.  Ha concluido un largo proceso nos deja múltiples lecciones, como la importancia en materia de titularidad sindical y la detección de algunas prácticas antisindicales, pero por sobre todo, nos alegramos y felicitamos a las partes, porque demostraron que de forma pacífica y siempre dando pie al diálogo se pueden encontrar las soluciones.

 

Sin duda los sindicalizados salieron fortalecidos y según sus propias palabras “dignificados y con mayor credibilidad ante la comunidad”, satisfacción que les permitirá volver con más ganas a sus puestos de trabajo, mientras que la Fundación Juan XXIII hace público a partir de esta movilización un mayor aprecio por sus colaboradores.

 

Ahora resta que cada uno de los establecimientos pueda reprogramar su proceso académico y retome con normalidad su actividad. Gracias comunidad Juan XXIII, con su ejemplo, su fuerza y convicción nos mostraron como triunfa el diálogo y el entendimiento, y ganaron ustedes, y también todos nosotros… ¡de todas maneras!

 

Roberto Poblete.

Diputado

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes