suscríbete al boletín diario

Opinión

Actividad física, perder peso, ¿más salud?

Ángelo Meza Carrasco Kinesiólogo, postgrado en Rehabilitación Funcional Lesiones Deportivas, Universidad CAECE, Argentina


 Por La Tribuna

29-03-2017_17-44-35ÁngeloMezaCarrasco

En la actualidad muchas personas se preocupan por su peso corporal, dado que hoy existe más accesibilidad a la información debido a los programas de televisión, internet, libros y/o porque se estudia algo relacionado con la salud, entre tantas cosas.

Ahora, ¿qué tan cierto es que si se cuida el peso corporal se obtienen beneficios para la salud?, ¿cómo ayuda?, ¿qué se debe hacer?

Cuando las personas van al médico por dolores en sus rodillas, tobillos, caderas, generalmente el especialista recomienda bajar un poco de peso, ¿pero realmente cuál sería el beneficio de esto?

Las articulaciones podrán descansar más, por ende, podrán moverse mejor sin causar tanta fricción y previniendo un desgaste en ellas, y tendrán menos probabilidad de compresión y de dolor.

La pérdida de peso también podrá beneficiar a nuestros órganos, que son la base de nuestro subsistir. Cuando existen unos kilos de más, se sufre de dos maneras: los órganos se comprimen, por lo que su trabajo es más limitado, pierden capacidad de funcionamiento, se fatigan enseguida, y por ende la persona se cansa más rápido.

Además, se forma una capa de grasa encima de los órganos que enlentece los procesos, gastándose más energía, y como resultado, se tiene más apetito, transformándose en un ciclo vicioso.

El hablar de bajar de peso se asocia inmediatamente con “dieta”, pero la solución no es dejar de comer algunos alimentos, sino que se debe encontrar un equilibrio y comer lo necesario. Todo en exceso es malo, por lo que si se deja de comer, traerá consecuencias para el cuerpo con el temido efecto rebote. 

La actividad física sin duda será el mejor compañero para iniciar un cambio de vida que mejorará sustancialmente la salud. Gracias a la capacidad de adaptación del cuerpo, los músculos serán capaces de seguir desarrollándose de acuerdo a los estímulos que se le entreguen; son los encargados de transformar la grasa del cuerpo en combustible, es decir, generar la energía necesaria para la actividad diaria y el deporte.

Por ello, es imposible no considerar que la actividad física resulte ser la mejor inversión a largo plazo que las personas pueden realizar. Saber controlar el cuerpo, su peso y  sus capacidades resulta muy necesario para prolongar la vida útil del organismo, articulaciones y músculos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes