suscríbete al boletín diario

Opinión

Unidad de Calidad de Vida y Bienestar del Personal

Roxana Morales Orellana Jefe Unidad de Calidad de Vida y Bienestar del Personal Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” Los Ángeles


 Por La Tribuna

16-01-2017_20-45-37RoxanaMorales

 El instrumento permite recoger las percepciones de nuestros funcionarios, destacando principalmente como fortalezas del clima organizacional las dimensiones de confianza, cohesión-apoyo, reconocimiento hacia el trabajador.

 

El año 2000 se llevó a cabo una profunda modernización en materia de Salud pública, el Gobierno de aquella época fija como meta llevar a cabo una reforma en materia de Salud, es así como después de cinco años entra en vigencia la nueva Ley de Autoridad Sanitaria y la Ley de Garantías Explicitas de Salud (AUGE), ambas generaron un gran impacto hacia la ciudadanía, nuestros usuarios comenzarían a percibir grandes cambios, una mayor inversión pública, una agilización en los procedimientos médicos y una mejor infraestructura y tecnología médica; todo ello en beneficio directo de nuestros usuarios; no obstante, el recurso humano interno comenzaría a percibir un incremento significativo en su carga laboral, obligando a realizar una transformación de la organización del trabajo, lo cual propició la aparición de sintomatologías psicofisiológicas ligadas al trabajo; es a partir de ello que se detecta la necesidad de establecer una unidad orientada al bienestar del funcionario, es así como en el año 2009 se conforma la actual unidad de Calidad de Vida y Bienestar del Personal, ésta unidad pasaría a estar conformada por un equipo psicosocial que tendría como misión la atención de 1460 funcionarios, siete años después el requerimiento de atención se extiende hacia dotación que supera los 2300 funcionarios.

Hoy nuestra planificación estratégica está orientada en promover ambientes laborales saludables, para ello se destaca la labor realizada en temáticas de Buen Trato Laboral, Salud Funcionaria, Cuidados Infantiles, un servicio de Bienestar y recientemente el levantamiento del estudio de Clima Laboral en la Organización, éste último fue aplicado a una muestra total de 820 funcionarios, el instrumento utilizado correspondió al “Inventario de Clima Organizacional de Koys y Decottis (adaptado para la población de funcionarios públicos chilenos por Chiang, Salazar, Huerta y Núñez 2008), el cual buscaba medir la percepción del trabajador en los siguientes ámbitos: Autonomía, Cohesión, Confianza, Presión, Apoyo, Reconocimiento, Equidad, Innovación y por último Satisfacción Laboral. El instrumento permite recoger las percepciones de nuestros funcionarios, destacando principalmente como fortalezas del clima organizacional las dimensiones de confianza, cohesión-apoyo, reconocimiento hacia el trabajador. Este estudio nos ha entregado el diagnóstico certero de cómo estamos internamente y a su vez visualizar y reconocer nuestras principales fortalezas como organización.

Hoy nuestro desafío se enmarca en potenciar una gestión centrada en el concepto de Felicidad Organizacional, la cual  contempla seis dimensiones, una de ella es la positividad, postulada como una condición mínima para desplegar las capacidades personales en el trabajo dado que, los buenos resultados derivan de atmósferas emocionales positivas. Todos queremos estar contentos, pasarlo bien, disfrutar de lo que hacemos, vivir en un estado de flujo en el ejercicio del trabajo y alcanzar logros poderosos y que contribuyan.

Otra dimensión esencial es el “sentido”, siendo esta la capacidad de un líder de tener las herramientas para enunciar una visión que inspire como el tener una meta, esto se refleja como gestión de sentido de los sujetos; continuamos con la dimensión de las “relaciones confiables” las cuales muchas veces es una elección personal, ésta hace una distinción entre una relación confiable y confianza, esta última entendida como una disposición individual que la concibe una interacción humana. El combustible de los equipos de alto desempeño es la confianza, es esa la emoción que necesitamos construir y sostener para trabajar bien con otros. Sin relaciones confiables no hay felicidad posible en el trabajo; muy al paralelo de las relaciones está el desarrollo personal y profesional el cual pone su talento y capacidades al pro del servicio de la organización y su equipo, ya finalizando encontramos la dimensión del “Engagement” el cual hace alusión al compromiso, entusiasmo y esfuerzo que siente el colaborador con su respectiva organización y por último, otra dimensión hace referencia al logro y reconocimiento las cuales las organizaciones promueven con más fuerza el termino felicidad.

Podemos concluir que los lineamientos ministeriales en materia de ambientes saludables, la complementación con el estudio de Clima Laboral, nos entrega terreno fértil para cimentar una organización que genere un valor en la vida de nuestros funcionarios, son ellos quienes día a día deben contribuir a mejorar la condición de bienestar de nuestros usuarios, pero en paralelo cuenta con un equipo de profesionales dispuestos para trabajar en son de su bienestar.

Roxana Morales Orellana

Jefe Unidad de Calidad de Vida y Bienestar del Personal

Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” Los Ángeles

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes