suscríbete al boletín diario

Opinión

Acuerdo Sistema Lago Laja: colaboración por el bien común

Rodrigo Díaz Wörner Intendente de la Región del Biobío


 Por La Tribuna

16-01-2017_20-30-31RodrigoDíazWörner

Es evidente que el escenario provincial del Biobío no está exento de la variabilidad del cambio climático, que se nos presenta como un problema, ya que contamos con menos agua y más requerimientos de ella.

 

En nuestra Estrategia Regional de Desarrollo 2015 – 2030, un objetivo estratégico consensuado entre el sector público, privado, social y académico es favorecer un suministro sustentable y equitativo del agua en el territorio regional, para sus diferentes usos, mediante la gestión del recurso y de cuencas hidrográficas.

En ese marco es que el convenio del Lago Laja de temporada 2016-2017 que firmamos a fines del año pasado entre la Intendencia, el ministro de Agricultura, Carlos Furche; y el subsecretario de Obras Públicas, Sergio Galilea; junto a representantes de Enel Chile y de organizaciones de regantes locales, en Santiago, resulta tan oportuna y conveniente. Lo anterior, puesto que pretende recuperar y utilizar de manera eficiente los recursos hídricos. Lo que traerá a los agricultores y regantes los beneficios de abastecimiento y desarrollo; y, por cierto, continuidad en producción energética.

Es evidente que el escenario provincial del Biobío no está exento de la variabilidad del cambio climático, que se nos presenta como un problema, ya que contamos con menos agua y más requerimientos de ella. Sin embargo, no debemos echarnos a llorar. Debemos considerar a este contexto como una oportunidad. Y así lo hemos hecho con el convenio que reemplaza al antiguo acuerdo de 1958, por uno acorde a los tiempos contemporáneos, generando estabilidad y, por ende, menos incertidumbre.

Lo anterior, puesto que serán 120 mil hectáreas agrícolas de la Provincia de Biobío las beneficiadas. Asimismo, se garantizará la generación de electricidad de 1.150 MW de energía inyectadas al Sistema Interconectado Central. Y no sólo eso, sino que también el turismo no será perjudicado, porque familias de sectores locales y extranjeros podrán seguir disfrutando de las aguas del río y lago Laja y del río Diguillín.

En lo particular al convenio firmado, se establece la extracción de 680 hectómetros cúbicos (hm3) fijos, acorde a las condiciones hidrológicas del lago; los que se distribuirán en 610 hm3 para riego y los otros 70 hm3 para energía; considerando 40 hm3 como elementos combinados, esto si es que resulta muy necesario de ocupar.

Aquí vemos, con este acuerdo entre todos los actores que integran el Sistema Laja, un ejemplo que la clave del progreso, con principios de modernidad y eficacia, es que vivamos en una cultura de colaboración, con voluntad y trabajo mancomunado, siempre concentrados en el bien común y pensando en el bienestar de las futuras generaciones.

Rodrigo Díaz Wörner

Intendente de la Región del Biobío

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes