suscríbete al boletín diario

Opinión

El desafío de la alimentación saludable en verano

Andrea Saldaña León Directora Regional Junji Biobío


 Por La Tribuna

11-01-2017_11-10-18AndreaSaldañaJunji

Los niños y niñas son nuestro mayor tesoro, por esta razón se recomienda mantener una alimentación saludable con énfasis en los primeros años de vida.

 

En nuestros jardines infantiles y salas cuna públicas, gratuitas y de calidad, estamos contribuyendo a mejorar el estado nutricional y la salud de los niños y niñas desde el comienzo de sus vidas, fomentando en ellos y sus familias, hábitos saludables que no podemos perder en verano. Asegurar la entrega de una alimentación que promueva un crecimiento óptimo en ellos, que prevenga la obesidad infantil, y que estimule su desarrollo integral es un desafío que realizamos diariamente apoyados por el equipo de nutricionistas de la Junji.

Durante las vacaciones se recomienda mantener la rutina saludable de los más pequeños del hogar, los horarios de comida, volúmenes y variedad. Dar comidas chatarra o snacks poco saludables como papas fritas, ramitas, soufflés, entre otros no debe ser una opción en verano. Es en la primera infancia cuando se adquieren buenos hábitos alimentarios, y la familia es la institución más indicada para iniciar a los niños en el consumo de todos los alimentos. La dieta debe ser equilibrada y variada en platos, sabores, texturas y consistencia e incluso colores, para acostumbrar al paladar y lograr un adecuado aporte nutritivo que jamás olvidarán. El olor, el color, el sabor y la forma influyen en sus gustos personales que deben ser explicados por el adulto. Se debe procurar que el niño no adquiera conductas alimenticias caprichosas y monótonas con preferencia hacia unos alimentos, aversión a otros que puedan conducirle a llevar una alimentación deficitaria.  

Somos los adultos, los primeros responsables en concentrarnos en la infancia, educándolos a masticar bien, adecuado manejo de utensilios e hidratación, destacando la importancia de tomar agua para tener más energía y salud. Cambiemos las bebidas por aguas de hierbas o jugos de frutas sin azúcar. Cambiemos la acción de dar golosinas como premios. Debemos mantenernos en los principios de la alimentación saludable, creando menús con el fin de contribuir a su calidad de vida presente y futura. Es increíble como las personas que evitan el exceso de grasas, azúcar y sal, presentan menos riesgo de obesidad, de contraer enfermedades crónicas no transmisibles como hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebro-vasculares, alteraciones venosas, alteraciones articulares, riesgo de enfermedades oncológicas, entre otros.

En el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, entró en vigencia en junio de 2016, la Ley de composición nutricional de los alimentos y su publicidad que, tiene por objetivo principal proteger la salud de los chilenos, en especial de los niños y niñas, incorporando un marco regulatorio que permite entregar información clara y comprensible al consumidor por medio del sello de advertencia “ALTO EN”, que indica si un alimento presenta niveles superiores a lo permitido de calorías, sodio, grasas saturadas o azúcares como asimismo, asegura una oferta saludable de alimentos al interior de los establecimientos educacionales de prebásica, básica y media, quedando prohibido la publicidad de los alimentos que superan los límites establecidos por el Ministerio de Salud, a través de juguetes o dibujos promocionales.

Es en este contexto que Junji, fortalece una alimentación saludable para la atención de los niños y niñas asistentes a los jardines infantiles basado en las recomendaciones Minsal, alineado con la Ley 20.606 porque no sólo nos preocupamos que  reciban educación pública, gratuita inclusiva y de calidad, sino que además puedan acceder a un desarrollo integral, con el fortalecimiento de medidas apoyados por las familias para contribuir al bienestar, que dé respuesta a sus necesidades, como lo ha solicitado la Presidenta Michelle Bachelet a través de su programa de Gobierno.

Los niños y niñas son nuestro mayor tesoro, por esta razón se recomienda mantener una alimentación saludable con énfasis en los primeros años de vida. Sea parte de nuestro desafío desde la cuna. Comencemos con el aumento en la frecuencia de consumo de frutas, verduras, agua, lácteos y la disminución de aceites y azúcares en la preparación de las comidas, asegurando una dieta balanceada y acorde a su desarrollo.

Andrea Saldaña León

Directora Regional Junji Biobío

 

 

 

 

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes