suscríbete al boletín diario

Opinión

Ley reservada del cobre

Roberto Poblete Zapata Diputado de la República


 Por La Tribuna

03-01-2017_21-54-22RobertoPoblete

Este traspaso de fondos de la ley reservada, probablemente sea el pilar fundamental de un Codelco fuerte y estable en los próximos años.

 

La Ley N°13.196, (Reservada del cobre) modificada durante la dictadura para destinar ingresos de la venta de cobre para la adquisición de sistemas de armas y pertrechos para la defensa nacional establece además que la entrega de fondos a las fuerzas armadas debe realizarse de modo reservado, manteniéndose también en reserva su contabilidad, las cuentas en que se mantienen los fondos entregados por el Fisco para ellas, y su inversión.

Nos encontramos ante un régimen total y absolutamente excepcional de nuestro ordenamiento jurídico. Esta ley promulgada el 29 de octubre de 1958 y publicada en una edición restringida del Diario Oficial, fue asimismo reformada mediante decretos leyes y leyes igualmente secretas, en siete ocasiones durante el gobierno de Pinochet.

Sin duda alguna, debemos estar preparados para contingencias futuras, pero no con cargo a una ley que entrega fondos a quienes no exhiben su gestión y que no rinden cuentas. Esos tiempos ya han pasado. Por eso, antes que todo, es necesario que esta ley secreta o reservada del cobre que entrega ¡el 10% de las ventas del metal rojo! a las FFAA termine de una vez, pues hoy la ciudadanía lucha por todos los canales que existen, para contar con más transparencia en la gestión de los órganos del Estado.

A su vez, la idea que busca traspasar recursos provenientes de la aplicación de la Ley Reservada del Cobre, al Tesoro Público, para así posibilitar una capitalización extraordinaria a la Corporación Nacional del Cobre de Chile, es vital.

Este traspaso de fondos de la ley reservada, probablemente sea el pilar fundamental de un Codelco fuerte y estable en los próximos años. Sin embargo, lo que no podemos soslayar, es que sigamos con una ley que maneja miles de millones de dólares por año y que el país no conoce ni puede escrutar.

Debemos de una vez por todas, terminar con esto, (así se aprobó en primer trámite en la Cámara de Diputados) es necesario abrir este debate y abrirse al siglo XXI en materia de transparencia. Lo sano, es terminar con las así llamadas “leyes secretas”, rémoras de un pasado que no debe volver.

Roberto Poblete Zapata

Diputado de la República

 

 

 

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes