sábado 21 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

El año que viene

Alejandro Mege Valdebenito


 Por Zazil-Ha Troncoso

26-12-2016_20-45-27alejandromege

Después de la febril agitación que siempre acompaña a la Navidad con la compra compulsiva de regalos que hacen reventar las tarjetas de crédito, comprometiendo recursos que la mayoría no tiene, con liquidaciones de todo tipo cuyas rebajas de precios resultan, a primera vista, tentadoras, con  ofertas 2 en 1 que deciden  aún a los más  equilibrados y que hace a quienes no participan de este ritual ser poco menos que desadaptados sociales, y que junto con comprometer la economía presente y futura de las familias, fomentan el consumismo que produce mayores  ingresos al comercio, pero que desvirtúa el profundo sentido de la Navidad, que no reside en el valor físico del regalo, casi siempre fugaz y transitorio, sino en el gesto fraternal de comunicarse con el otro y decirle, aun sin palabras, cuánto se le estima, se le respeta y se le quiere, gesto que sí perdura y que siempre se agradece, viene la reflexión sobre los acontecimientos ocurridos en el año que se va y lo que se quisiera para el año que se viene, donde el gran tema de la educación sigue siendo el  nudo gordiano nunca desatado, que hace imposible, junto con ser injusta, la promesa de movilidad social que debiera proveer la sociedad.

 

En medio de la preocupación familiar por los resultados de la PSU, que decidirá  el futuro de los hijos que sueñan con acceder a la educación superior y donde el 70% de quienes alcanzaron puntajes nacionales estudió en colegios privados, la mayoría de la Región Metropolitana, quienes calificaron con nota 3,9 la reforma educacional; la Ley de Aseguramiento de la Calidad de la Educación, que clasifica a los colegios en cuatro categorías según su desempeño: alta, media, media baja e insuficiente, que ha informado a los 5.751 establecimientos con educación básica del país que 633 de ellos, en la mayoría municipales, han sido ubicados en el nivel “insuficiente” que, de no mejorar, serán cerrados, castigando a los escolares y no resolviendo las causas; el reconocimiento de que uno de cada tres alumnos de 8º básico a 4º medio consumen marihuana y que el 4,2 % de los estudiantes consumen cocaína.

 

Lo que esperamos para el año que se inicia es que la educación, las familias y el Estado reasuman su tarea formativa en valores de respeto, honestidad y sana convivencia; que se resuelvan los vergonzantes e imperdonables hechos que afectan al Sename; que cesen las descalificaciones y expresiones desafortunadas de algunas autoridades que debieran ser modelos sociales; que la ley se haga efectiva; que la preocupación por la salud y las magras jubilaciones se traduzca en mejorías concretas; que se piense en los intereses del país, tanto o más que en los  intereses personales. Que la tan reiterada transparencia y honorabilidad de los actos públicos se haga efectiva y que la ciudadanía recobre la confianza y la fe en sus autoridades.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes