suscríbete al boletín diario

Opinión

La creatividad como un bien personal y social

Roberto Poblete Diputado de la República


 Por La Tribuna

13-12-2016_20-00-42RobertoPoblete

El Día Nacional de la Creatividad, en sus inicios fue concebido como una fiesta de autoexpresión, la cual manifestó una vocación de mantenerse alejada del concepto de espectáculo, acercándose a su vez al de carnaval o celebración comunitaria.

 

La creatividad como cualidad esencial de la especie humana, presente a lo largo de toda su historia, le ha permitido una singular relación con el mundo, el cual ha podido ser transformado merced a ella, de forma transitoria o permanente.

En nuestro país, la posibilidad de tener un reconocimiento colectivo e institucional a la capacidad humana de crear surge en una iniciativa el año 2002, en el equipo de los Territorios de Participación Cultural de la División de Organizaciones Sociales (D.O.S), perteneciente al Ministerio Secretaría General de Gobierno, y su implementación ejecutiva fue encargada al reconocido Eduardo Yentzen, gestor cultural, creador, entre  muchas otras cosas, de la célebre revista “La Bicicleta”.

El Día Nacional de la Creatividad, en sus inicios fue concebido como una fiesta de autoexpresión, la cual manifestó una vocación de mantenerse alejada del concepto de espectáculo, acercándose a su vez al de carnaval o celebración comunitaria. El óptimo imaginado fue el de que todo un país se expresara creativamente en un día del año, como siembra o centro de gravedad de una orientación creativa.

Los objetivos que planteó en ese entonces -y ahora- al país el Día Nacional de la Creatividad, buscan estimular la participación ciudadana a partir de una metodología en la que los adherentes definen sus actividades y lugares de realización. Esto la convierte en una iniciativa participativa desde el inicio, y apela a la acción voluntaria. Fortalecer nuestra originalidad a través de vivir ese día de manera diferente, desde la alegría, la expresividad, el ritual comunitario y  la fiesta; saliéndose de los hábitos y rutinas, de las burocracias laborales y educacionales. Desarrollar nuestra capacidad de reconocernos como comunidad y no como una sumatoria de soledades aisladas, propiciar y facilitar conductas de bien común, generar propuestas, mensajes simbólicos, acciones y objetos nuevos en cualquier área del quehacer humano. Vivir una fiesta nacional participativa, pluralista e integradora, autogenerada por la ciudadanía en todos sus espacios de expresión ya sea local, comunal, regional, institucional, educacional, laboral, cultural, etcétera. Nos referimos esencialmente a la expresión en el espacio público del barrio, del grupo de amigos, de la familia; llegándose a generar en ese día un cambio visible en el clima emocional del país. Formar y construir una participación ciudadana transversal que incorpore a grupos culturales, universidades públicas y privadas, empresas, organismos estatales, gremios, chilenos en el exterior, organizaciones de bien social, representantes de grupos alternativos, centros comerciales, empresarios (creadores por esencia), agencias de publicidad, iglesias, instituciones de defensa, medios de comunicación, etc. Busca también robustecer la proactividad en la realización de proyectos que aporten salud mental y emocional, alegría y entusiasmo, fraternidad y confianza, fortaleciendo una convivencia democrática sana.

Todos los objetivos reseñados y otros que se irán acumulando durante la tramitación del proyecto que hemos presentado al parlamento para convertir esta instancia en Ley de La República, deben tener como fin además, movilizar a las personas a través del atractivo de participar y entender a la creatividad como un bien personal pero también social, de representar la potencia de hacer surgir algo desconocido que enriquece y valora lo existente.

Desde esta convicción, surge la idea de impulsar por medio de una iniciativa legal un Día Nacional de la Creatividad de carácter ciudadano. Para ello hemos escogido un día cualquiera, pero altamente adecuado al propósito: el 16 de noviembre. El mes que nos acoge con su buen clima primaveral y ya celebradas las Fiestas Patrias.

La creatividad enriquece a todas las personas, independiente de su edad, sexo o condición. Sólo deben desear sumarse en el Día de la Creatividad para expresarse, o compartir la expresión creativa de los otros.

Roberto Poblete

Diputado de la República

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes