jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

El punto ciego en educación I Parte.

Alejandro Mege Valdebenito


 Por LESLIA JORQUERA

12-12-2016_20-23-05alejandromege

Al ubicar la prueba Pisa a nuestro país entre los mejores de  Latinoamérica, no parecen interesar mucho a quienes en Chile toman decisiones en educación, manteniendo en un punto ciego -a veces por miopías profesionales o ideológicamente sesgadas o interesadas-  el tipo de  educación que  se tiene y aquella educación que las personas y el país necesitan.

 

 En los resultados de la prueba 2015 de Pisa (Programa para la evaluación internacional de los alumnos), que se toma cada 3 años, rendida por 540 mil estudiantes de 15 años de 72 países, si bien Chile ocupó el lugar 44, siendo el país con mejor rendimiento entre los países  latinoamericanos, se mantuvo bajo el promedio de los países que integran la Ocde, obteniendo 423 puntos en matemática, uno de los peores resultados del sistema educacional chileno, junto a ciencias, donde un número importante de estudiantes no logra las competencias mínimas, alcanzando un leve aumento (4 puntos) en lectura.

La prueba Pisa entregó otros datos de interés: 1. En Chile se mantiene una importante brecha de género (los hombres superan a las mujeres en matemática y ciencias y éstas a los varones en lenguaje) siendo las condiciones socioeconómicas y culturales de las familias chilenas una variable determinante en el aprendizaje. 2. Los estudiantes esperan llegar a la educación superior por lo que es importante reforzar la motivación escolar y mantener  altas expectativas. 3. A mayor actividad extracurricular en artes, deportes, culturales y otras, los estudiantes obtienen promedios más altos. 4. Los alumnos que tuvieron educación parvularia logran 9 puntos más que quienes no lo hicieron. 5. Es un elemento negativo la repitencia de curso, que llega a 41 puntos menos. 6. Los nervios y la inseguridad al rendir las pruebas puede llevar a los estudiantes a lograr 11 puntos menos.

Otro dato. Según Pisa, la percepción que tiene el director del establecimiento respecto a los comportamientos que muestran los estudiantes afecta de manera negativa el clima escolar y el aprendizaje.

Si bien estos antecedentes son conocidos, al ubicar la prueba Pisa a nuestro país entre los mejores de  Latinoamérica, no parecen interesar mucho a quienes en Chile toman decisiones en educación, manteniendo en un punto ciego – a veces por miopías profesionales o ideológicamente sesgadas o interesadas –  el tipo de  educación que  se tiene y aquella educación que las personas y el país necesitan.

Cuando no se ve o no se reconoce, lo que las investigaciones y experiencias indican que los cambios deben iniciarse en la base del sistema educacional con más dedicación y esfuerzo que en la cúspide y no se actúa,  se mantendrá la inequidad y desigualdad que  caracteriza nuestra educación.

Cuando se critica la prueba Pisa por no incorporar áreas más humanistas, Andreas Schleicher director de educación de la Ocde y coordinador de Pisa, responde: “Si vienes de una familia pobre y tu única oportunidad en la vida es tu educación, si no te dan fundamentos básicos en ciencias, matemáticas y lectura nada te salvará”. Visión que, aún siendo realista, es el punto ciego de una educación que no concilia ni armoniza el crecimiento económico con el desarrollo humano.

Alejandro Mege Valdebenito

 

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes