suscríbete al boletín diario

Opinión

País más diverso y tolerante

Sergio Castro Alfaro Vicerrector Sede Concepción Universidad San Sebastián


 Por La Tribuna

08-12-2016_20-17-33SergioCastroUSS

 

  Ese es el cambio cultural que requerimos con urgencia y por eso preocupa que declaraciones desafortunadas puedan generar ideas equivocadas respecto de los inmigrantes en especial de aquellos originarios de países vecinos.

 

 Si hacemos el ejercicio de proyectar cómo será Chile en los próximos treinta años debemos asumir que tendremos una población envejecida, una fuerza de trabajo más calificada y con más años de estudios, familias pequeñas y sobre todo una sociedad diversa. Para enfrentar esa realidad deberíamos estar hoy preparándonos.

Lo anterior implica variados aspectos desde sanitarios y previsionales hasta laborales. Hay que asumir que el gasto en salud aumentará y que los segmentos de mayor edad demandarán cuidados especiales acordes a sus necesidades. También que los trabajadores deberán posponer su retiro del mundo laboral y que éste deberá adaptarse a los acelerados cambios tecnológicos. Del mismo modo ya sabemos que, debido a los cambios demográficos, para el 2050 el porcentaje de personas mayores de 60 años será el 30% de la población.

Será un país distinto al actual. Y además muy diverso, pues es de esperar que los movimientos migratorios aumenten y vayan enriqueciendo a nuestra sociedad.

Para enfrentar esos cambios, que ya avizoramos con fuerza, tenemos que generar políticas públicas que resuelvan los nuevos problemas cotidianos de acceso a servicios básicos que surgirán, pero sobre todo debemos fomentar el respeto y la tolerancia para que los chilenos aprendamos a convivir en un país distinto, uno donde habrá más viejos y más personas con distintas procedencias. Un país diverso.

Ese es el cambio cultural que requerimos con urgencia y por eso preocupa que declaraciones desafortunadas puedan generar ideas equivocadas respecto de los inmigrantes en especial de aquellos originarios de países vecinos.

Si bien es cierto que resulta imperioso modificar la  legislación migratoria, promulgada hace más de 40 años en un contexto diferente al actual, es más relevante evitar que surjan ideas discriminatorias frente a aquellos que han llegado al país en busca de oportunidades. Si no somos capaces de frenar las descalificaciones basadas en creencias erradas y miradas intolerantes, podemos incubar un odio que nos dañará profundamente.

En la actualidad en Chile, un 2,7% de la población corresponde a inmigrantes, lo que equivale a unos 470 mil residentes. De esos, poco más de un 1% ha estado involucrado en ilícitos. Asimismo, la escolaridad promedio de los extranjeros es de 12,3 años, mientras que en la población chilena llega a 10,6 años. Datos que de nada sirve recalcar si los prejuicios son más fuertes que la realidad.

Es necesario entender que no sólo por generosidad debemos acoger a los extranjeros, pues Chile, en la perspectiva de los cambios que se avecinan, los necesita para su crecimiento y desarrollo. Los necesita para transformarse en un país moderno y multicultural.

Sergio Castro Alfaro

Vicerrector Sede Concepción

Universidad San Sebastián

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes