suscríbete al boletín diario

Opinión

Entre la buena estrella y la realidad

Mario Ríos Santander


 Por La Tribuna

06-12-2016_20-42-42MARIORIOS

 

Piñera, agiotista al fin, insistió que decidirá su candidatura en marzo, sin embargo, si la próxima encuesta lo alcanza Guillier, lo decidirá antes, bajando sus pretensiones presidenciales.

 

La próxima presidencial, viene movida. La suma de nombres, algunos desconcertantes y otros desconcertados, permiten cavilaciones muy entretenidas que, desacreditada las encuestas y volviendo el “olfatómetro” en gloria y majestad, hay licencia para opinar y más que eso, imaginar lo que viene.

1.- Guillier alcanza a Piñera en las encuestas. Aunque últimamente, con EEUU incluido, las encuestas han fracasado, pero por alguna razón, los politólogos las mantienen como referentes, surgirá el dicho campesino, “Caballo alcanzado, caballo ganado”. Piñera, agiotista al fin, insistió que decidirá su candidatura en marzo, sin embargo, si la próxima encuesta lo alcanza Guillier, lo decidirá antes, bajando sus pretensiones presidenciales. Guillier, dueño y señor en la carrera a la Moneda, sin apoyo público de nadie de la Nueva Mayoría, tratará de acercarse a los partidos, los mismos que el tanto “ninguneó”, para convencerlos que dejen a Lagos, Insulza y otros y se suban al carro de la victoria. Se generarán dos mundos que resolverá una primaria.

 

2.- Chile Vamos, se convence que Piñera no tiene, según las encuestas, margen para crecer. Entonces hay que bajarlo. ¿Quién lo reemplaza?. Observarán al frente y se convencerán que Lagos no logra avanzar, menos Insulza. Los DC, siguen empantanados, sólo está la opción Guillier. El análisis que harán es evidente: Guillier candidato a contrapelo de la Nueva Mayoría. Los DC, que ya han declarado que no les gusta el candidato, levantarán a la María Aylwin que perderá en las primarias. La desolación de tal resultado, no los amilana, siguen en la NM, (tienen muchos cupos políticos laborales que cuidar), pero en el alma, buscarán a un social cristiano que ande por ahí. Y surge el único disponible, Ossandón, que marcha cuarto, pero con la hecatombe expresada, pasa a ser el segundo con mayor intención de votos. Otro, Kast también está presente, trata de ser mas sólido en su fundamentación política, incluso critica a Ossandón, es un alfil del empresariado lo que le da fortaleza institucional pero no política. No es social cristiano.

3.- “Donde hubo fuego, cenizas quedan”. Los líderes políticos de la antigua Concertación, vuelven sus ojos a ella y resuelven recoger la fórmula mágica que, dio estabilidad al país: Gobierno de la Centro Izquierda, Congreso de  Centro Derecha. Acogen finamente a Guillier como candidato a la presidencia pero, imponen, bajo la forma de una, “transferencia ideológica inadvertida”, el equipo concertacionista con rostro nuevo. Por su parte, Chile Vamos, refuerza las huestes parlamentarias, cosa que también hizo en el pasado con éxito y su candidato a la presidencia, deberá sufrir la soledad que tal hecho provoca. En este último caso, Ossandón, que pareciera ser el escogido, deberá hacer un esfuerzo sobrehumano, más con su coalición que con el electorado para ganar. Lo más interesante, es que ganará sin el apoyo decidido de los partidos, lo que le puede ocurrir a Guillier en su caso. Será la primera elección presidencial de la historia reciente, en que los candidatos a la Primera Magistratura, serán efectivamente muy independientes, jugándose dos cartas absolutamente distintas entre Parlamento y Presidencia. Y eso le hará muy bien a Chile.

  

Mario Ríos Santander

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes