lee nuestro papel digital

Opinión

Derechos en los centros de belleza y estética

Juan Pablo Pinto, director regional del Serna, Región del Biobío


 Por La Tribuna

13-11-2016_20-23-39JuanPabloPintoGeldrez

Se viene el fin de año, época en que habitualmente se realizan muchos compromisos, como por ejemplo, licenciaturas, fiestas en los trabajos, matrimonios, motivo por lo cual los centros de belleza y estética son altamente demandados.

Los consumidores depositan la confianza en este tipo de servicios y no tienen opción de evaluarlo antes, por lo que las empresas deben responder a esa confianza con profesionalismo.

En este sentido, es importante que los consumidores que contratan centros de belleza y estética sepan que tienen derecho a recibir exactamente el servicio por el que pagaron. Es decir, todo lo que se prometa en la publicidad o se acuerde en los contratos debe cumplirse.

Asimismo, los consumidores tienen derecho a recibir un servicio de calidad y seguro. Con mayor razón si se trata de un servicio donde puede estar en juego la salud.

Un servicio seguro y de calidad implica que la empresa cuente con los permisos correspondientes, cumplir las normas de salud, contar con personal idóneo y mantener los implementos en buen estado.

Las empresas deben tomar todas las medidas para no arriesgar la salud de los consumidores y responder si no hacen un buen trabajo.

Si algún consumidor sufre daños por el mal trabajo de una empresa, tiene derecho a ser indemnizado por todos los daños, desde el costo de la atención médica y los días que dejó de trabajar, hasta el dolor o las molestias que pudo sufrir.

Entre las recomendaciones que deben tomar en cuenta los consumidores está acudir a locales formales y establecidos, pues les permitirá exigir sus derechos y no arriesgarse a recibir servicios inseguros.

Por otro lado, en los medios de comunicación se promocionan diversos productos que aparentemente tienen propiedades cosméticas muy beneficiosas para las personas. En sus mensajes incluyen opiniones de supuestos especialistas, personajes famosos y testimonios de personas que los han usado. Se trata de los productos milagro.

Ante este tipo de productos es importante que los consumidores evalúen críticamente la publicidad y no se dejen llevar por promesas que parecen “demasiado buenas para ser verdad”.

Hay que tomar en cuenta que en mayo pasado, el Sernac, tras revisar la publicidad de diversos productos de este tipo, denunció a cinco empresas fabricantes, especialmente por falta de comprobabilidad de las afirmaciones publicitarias y por inducir a error y engaño a los consumidores, por las supuestas propiedades saludables y cosméticas, y por los supuestos beneficios para la salud que poseerían, por ejemplo, mejoras en la circulación sanguínea, en las líneas de expresión facial, limpieza de colon y desintoxicación del cuerpo, entre otros.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes