suscríbete al boletín diario

Opinión

Arbolado urbano, una deuda pendiente

Carlos Castro Vicepresidente Colegio de Ingenieros Forestales Araucanía.


 Por La Tribuna

14-10-2016_20-49-55WEB_CarlosCastroCIFAGAraucani´a.

Al observar los problemas que enfrentan las ciudades en Chile, es frustrante constatar que el tema del arbolado urbano está ausente del debate público. 

Sólo resurge cuando llega la primavera y se le atribuyen los problemas de alergia que sufre la población o, en invierno cuando caídas de ramas o árboles por tormentas, ocasionan cortes de luz y otros riesgos. 

Se genera así un mensaje negativo y alarmista en torno a la presencia de árboles en las ciudades, olvidando el rol fundamental que cumplen como purificadores del aire, mitigadores de la temperatura y radiación solar, y captadores de partículas finas y hábitat para aves.

Sorprende, además, la liviandad con que se opina sobre los aportes ambientales de ejemplares exóticos y ejemplares nativos. Según algunos “especialistas”, los árboles ornamentales introducidos no generarían beneficios y su corte no tendría impactos negativos. Abundan opiniones de ese tenor, incluso de una autoridad regional señalando que “… los árboles exóticos no cumplen las funciones de oxigenación que sí cumplen los árboles nativos”. Absurdo.

Afortunadamente, todavía existen comunidades que se organizan para defender sus árboles, indistintamente si son ejemplares exóticos o nativos. El Colegio de Ingenieros Forestales, en su afán de contribuir al desarrollo sustentable, se ha preocupado de asesorar técnicamente a estos grupos que buscan defender su patrimonio arbóreo.

En este trabajo nos hemos percatado que existe un problema generalizado y que es la falta de conocimiento y preocupación de quienes ejecutan obras civiles, sobre las medidas que se deben adoptar para mitigar el impacto de las obras sobre el arbolado urbano. 

Esta situación se agrava al constatar que en el país no existe normativa vigente específica, moderna y zonificada para abordar la gestión y protección del arbolado urbano. Sólo algunos municipios cuentan con ordenanzas que abordan su manejo, principalmente en situaciones de conflicto generadas por estados sanitarios deficientes. Un pequeño paso en la dirección correcta ha sido la reciente articulación –a instancias de nuestro colegio- de una mesa público-privada para abordar el daño al arbolado urbano por efecto de despeje de cables en la ciudad, mal llamadas podas.

Son pequeños pasos que, esperamos vayan construyendo un mejor entorno para la gestión de un recurso ambiental clave para las ciudades: los árboles.

Carlos Castro

Vicepresidente

Colegio de Ingenieros Forestales Araucanía.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes