suscríbete al boletín diario

Opinión

Aborto seguro

Sebastián Dreyfus Vocero Voces Católicas


 Por La Tribuna

05-10-2016_20-10-43SebastiánDreyfus

 Podrán decir que lo que está en su vientre no es persona, pero no podrán negar que es vida y que está “condenada” a existir.

 

Hoy se está proponiendo a las Naciones Unidas establecer el día 28 de septiembre como Día Internacional del Aborto Seguro. Y en nuestro país se está avanzando en nuestro Congreso Nacional en el proyecto de despenalización del aborto en las causales de riesgo de la madre, incompatibilidad con la vida y en el caso de violación.

Existe suficiente evidencia que la aprobación del aborto en estas tres causales ha sido la puerta de entrada en muchos países para terminar con leyes amplias para practicar abortos hasta avanzados meses de gestación como lo ha indicado en reiteradas ocasiones el Dr. Jorge Becker, médico gineco-obstetra de amplia experiencia en el cuidado de embarazos de alto riesgo, quien además trabajó en el sistema público español.

Por tres votos contra dos, la comisión de Salud del senado aprobó la idea de legislar. El senador Fulvio Rossi justificó su voto a favor afirmando que “No es el Estado quien debe decidir sino cada uno de nosotros en correspondencia con su propia conciencia”. Por su parte, el senador Guido Girardi justificó su voto argumentando que el tema es “si a las mujeres se les va a tratar como sujeto de derecho pleno o se les va a menoscabar”. Finalmente la senadora Carolina Goic sustentó su voto en que “aquí a nadie se le está obligando a abortar, sino que es cómo el Estado se hace cargo del drama que hay detrás de estas tres causales excepcionales”. Podríamos resumir que estas posturas se sustentan en los valores republicanos de libertad, igualdad y fraternidad en los cuales se han sustentado y desarrollado la mayoría de las democracias a partir de la revolución francesa.

Despojado de cualquier sesgo o creencia religiosa, me propongo argumentar que cualquier humanista existencialista creyente, ateo o agnóstico debiera asentir, que en las tres causales de aborto, se debe confrontar la decisión de la mujer con la libertad del prójimo que está en su vientre.

Podrán decir que lo que está en su vientre no es persona, pero no podrán negar que es vida y que está “condenada” a existir. Ese feto en gestación es un ser humano yecto (arrojado) en el mundo.

Finalmente todos estos argumentos racionales son expresión de una sociedad posmoderna que ha perdido la capacidad de soportar el dolor y a través de él darle sentido a la existencia. Caminamos hacia un destino donde ser feliz pareciera ser sinónimo de no sufrir. Pareciera que las elites han renunciado a nuestra alma nacional, a la sabiduría y acervo popular y pretenden reemplazarla por un racionalismo liberal y materialista.

Siendo aún más precisos, la exigencia moral es a padecer junto con el prójimo, no a tener solo lastima de él. Tanto amó Cristo a los suyos que estuvo dispuesto a dar la vida por mostrarles ese camino a la plenitud.

Sebastián Dreyfus

Vocero Voces Católicas

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes