martes 10 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

La hora sagrada de la lactancia materna

María Paulina Ballesteros Valenzuela Matrona Unidad de Recién Nacidos Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz”


 Por LESLIA JORQUERA

08-08-2016_21-12-35mariapaulinaballestero

 Las conclusiones de dichos investigadores y en las que todos coincidieron fueron que, todos los recién nacidos deberían poder ser colocados piel con piel al nacer.

 

El mejor lugar del mundo donde debe ser colocado un bebé al nacer es sobre su madre.

Ella y su pareja llevan 9 meses esperando este momento tan importante, es un instante sagrado, nadie tiene derecho a interrumpirlo (a menos que la vida de la madre o del bebé corra peligro).

Piel con piel, ninguna tela entre ambos, cubrir con un paño caliente será suficiente para mantener el calor.

La primera hora de vida es sagrada. La Unicef y el Ministerio de Salud intentan difundir esta conducta en todas las principales maternidades. Esos minutos iniciales son un período sensible, durante el cual, el contacto estrecho entre madre y recién nacido sano tiene efectos positivos de largo plazo.  Muchos estudios indican que, al colocar al bebé recién nacido sobre el torso de su madre, el contacto ayuda a estabilizar la respiración y oxigenación, mantiene sus niveles de glicemia, estabiliza su presión arterial, reduce las hormonas del estrés, disminuye el llanto, promueve el inicio precoz de la lactancia materna y evita la hipotermia. Lo primero que tiene un bebé en su boca crea impronta (aprendizaje), por eso lo primero que deben tener siempre es el pecho.

Según especialistas en el tema, si durante el parto no existen complicaciones, ningún procedimiento invasivo es necesario en este momento. Debe diferirse el  pesar y medir  una o dos horas, no se requiere tomar temperatura, realizar punciones; y menos bañar al niño.

El bebé primero permanece un rato inmóvil y, poco a poco, va reptando hacia los pechos (mediante movimientos de flexión y extensión de las extremidades inferiores), toca el pezón, pone en marcha los reflejos de búsqueda, se dirige hacia la areola, que reconoce por su color oscuro y por su olor, y, tras varios intentos, comienza a succionarla. Los bebés que pasaron por esta experiencia tienen más posibilidades de succionar correctamente desde el primer intento lo cual es clave para una lactancia exitosa en el futuro. Existe numerosa evidencia científica que avala esto.

 

Las conclusiones de dichos investigadores y en las que todos coincidieron fueron que, todos los recién nacidos deberían poder ser colocados piel con piel al nacer. Los bebés que en lugar de ello son sometidos a diferentes procedimientos rutinarios innecesarios lloran mucho. Es el grito de auxilio de la cría de mamífero humano separado de su madre. El llanto prolongado provoca estrés y el bebé estresado cae en la desesperación.

La separación también afecta a la madre, puede presentar más dificultades para alumbrar la placenta y tener más posibilidades de sufrir una hemorragia. Pues es el contacto con su bebé y el inicio de la lactancia lo que hacen que se produzca un intensa liberación de oxitocina que facilita la salida de la placenta y la contracción uterina.

También en el post-parto inmediato la madre tiene en su sangre las cifras más altas de oxitocina y endorfinas (el cóctel hormonal del amor como dice Michel Odent). Y su bebé también, puesto que estas pasan a raudales por el cordón umbilical durante el parto. La oxitócica y las endorfinas provocan un apego intenso, una dependencia y enamoramiento visceral mutuo de madre e hijo.

La Maternidad del Complejo Asistencial Víctor Ríos Ruiz, tiene como estrategia la personalización del trabajo de parto, parto y puerperio, entregando una atención centrada en las necesidades de la madre y fomentando el vínculo con su recién nacido, para conseguir así una lactancia precoz exitosa. Para esto se ha implementado mantener luz tenue, silencio en salas de parto, utilización de métodos no farmacológicos para el manejo del dolor (uso de balón kinésico, masajes, etc.). Y esta semana se implementó   extender el contacto piel a piel por más de 1 hora, cuando las condiciones de salud del bebé y la madre así lo permitan, con el objetivo de favorecer y resguardar esta primera hora sagrada.

No hay un tiempo de separación seguro. La separación siempre daña Lo correcto es no separar en absoluto. Las madres y sus hijos no se han de separar al nacer como no sea por una clara indicación médica, aunque la madre haya decidido no amamantar, y aunque el bebé haya venido al mundo mediante cesárea.

Nuestra maternidad ha alcanzado el primer semestre del 2016 un 98% de lactancia materna exclusiva al egreso, indicador que demuestra el compromiso del equipo de Salud del CCI de la Mujer frente a esta importante estrategia sanitaria.

María Paulina Ballesteros Valenzuela

Matrona Unidad de Recién Nacidos

Complejo Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz” 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes