suscríbete al boletín diario

Opinión

Calificación energética de viviendas y su aporte a la descontaminación

Carlos Berner Director Escuela Ingeniería en Construcción U. Mayor sede Temuco.


 Por La Tribuna

25-05-2016_21-28-49CarlosBerner-1

Desde hace varios años, el Estado de Chile viene implementando medidas tendientes a mejorar el confort higrotérmico de las viviendas y disminuir su demanda energética, entre las cuales se incluye la Reglamentación Térmica.

 

La contaminación ambiental es una realidad instalada en las ciudades del sur de Chile. Los Ángeles, Temuco, Osorno y Coyhaique son algunas de las urbes del sur que no logran revertir el creciente proceso de polución en sus cielos.  Es más, otras ciudades más pequeñas probablemente también estén afectadas, pero esa realidad es desconocida porque en ellas no se cuenta con monitoreo.

Responsable de este nivel de polución es la leña. En Temuco, por ejemplo, este combustible es responsable del 82% y 94% de las emisiones de Material Particulado Respirable MP10 y MP2,5 respectivamente.  Por lo tanto, las políticas públicas deben apuntar -y así lo están haciendo- a disminuir el consumo de leña o por lo menos, a mejorar su rendimiento térmico. En concreto, una forma de ahorrar leña y contaminar menos es aislar correctamente una edificación, porque esto implica reducir las pérdidas de calor por su envolvente: techumbre, muros, ventanas y piso.

Desde hace varios años, el Estado de Chile viene implementando medidas tendientes a mejorar el confort higrotérmico de las viviendas y disminuir su demanda energética, entre las cuales se incluye la Reglamentación Térmica, cuya primera etapa empezó a regir en marzo del 2000 y convirtió a nuestro país en el primero de Latinoamérica en incorporar exigencias térmicas en su normativa de construcción. En el mismo sentido, se implementó, a través del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, un subsidio de mejoramiento térmico de viviendas y más recientemente la Calificación Energética de Viviendas, que corresponde a un procedimiento para determinar el desempeño energético de una vivienda, evaluada en virtud de su requerimiento de energía, cuyo objetivo es promover la eficiencia energética con la entrega de información objetiva desde los propietarios primeros vendedores a los compradores.

Hoy, este sistema de sistema Calificación Energética de Viviendas es voluntario, pero está en estudio su obligatoriedad, momento desde el cual cada vivienda nueva deberá ser evaluada y dispondrá de una etiqueta indicando su demanda y consumo energético, con colores y letras de la A a la G -mayor a menor eficiencia- en un concepto similar al de los electrodomésticos.

La Calificación Energética de Viviendas está llamada a generar un círculo virtuoso, ya que permitirá a los usuarios tomar una decisión informada y hacer mayores exigencias al momento de la adquisición de su casa o departamento, lo que llevará a inmobiliarias y constructoras a velar por estándares superiores en términos de eficiencia energética. Lo anterior se traducirá en un menor consumo en calefacción, además de viviendas con un alto confort higrotérmico, con los consiguientes beneficios para el medioambiente, la economía y la salud de la población.

Carlos Berner

Director Escuela Ingeniería en Construcción

U. Mayor sede Temuco. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes