suscríbete al boletín diario

Opinión

Uber-manía bajo la lupa

Renato Segura Director Centro de Estudios CERRegional


 Por La Tribuna

19-05-2016_21-19-25RenatoSegura-1

 

En efecto, nadie duda de la calidad y seriedad de la oferta de Uber. Sin embargo, la falta de regulación de un servicio de esta naturaleza abre la puerta para que ingresen empresas de dudosa calidad.

 

El parque automotriz inscrito en Chile creció en 41% en un período de 5 años, alcanzando 7,3 millones de unidades el 2015, es decir, en promedio, cada hogar del país tiene, al menos, 1 vehículo. La incapacidad de la infraestructura para soportar el flujo vehicular en horas punta y el deficiente servicio público de transporte de pasajeros, ha llevado a utilizar el transporte compartido como una solución.

En esta oportunidad fue Uber – Chile, el gigante del transporte compartido de EE. UU que ha entrado fuertemente en México y América del Sur, quién ingresó al mercado de transporte de pasajeros como intermediario entre la demanda por servicios de transporte y los dueños de vehículos que disponen de asientos vacíos. Rápidamente se posicionó como una alternativa a los servicios tradicionales de taxis y colectivos, con una alta valoración por parte de los usuarios.

Frente a la nueva competencia, la respuesta de los gremios tradicionales no se hizo esperar. Utilizando la paralización, como medida de fuerza, lograron el compromiso del gobierno de fiscalizar al nuevo servicio para ajustarse al marco legal en esta materia. Uber se defiende que es un servicio que genera valor compartido e ingresos al erario nacional. Los consumidores por su parte, han salido en defensa de la nueva modalidad de transporte, esgrimiendo la libre competencia y la mala calidad del actual servicio de transporte y no dejan de tener razón. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que, frente a las asimetrías de información, el consumidor deja de tener la razón.

En efecto, nadie duda de la calidad y seriedad de la oferta de Uber. Sin embargo, la falta de regulación de un servicio de esta naturaleza abre la puerta para que ingresen empresas de dudosa calidad que, rompiendo con las reglas vigentes construidas por mecanismos de prueba y error, el costo de un mal servicio tiene el potencial de superar el beneficio que perciben los usuarios con la actual innovación. La dudosa calidad y/o idoneidad del conductor del vehículo particular, que prestó el servicio de transporte compartido, es una de las quejas más recurrentes entre los usuarios en los países donde el sistema se ha instalado.

Es por ello que, en Chile, hace bien la autoridad el exigir el respeto a la ley y las normas que de ella derivan para este tipo de servicios. Sin perjuicio de lo anterior, el remezón que ha generado la instalación de Uber en la industria, les debiese servir de advertencia a los actuales oferentes para que mejoren la calidad del servicio que prestan.

Renato Segura

Director Centro de Estudios

CERRegional

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes