suscríbete al boletín diario

Opinión

Tormentas en el mapa regional

Dr. Cristián Medina Valverde Académico investigador Instituto de Historia Facultad de Ciencias Sociales y Humanidades USS


 Por La Tribuna

19-05-2016_21-01-38foto_generica_2-1

 

Entre Chile y Bolivia, las tensas relaciones sumaron un nuevo episodio. Ahora fue el puesto militar de Cariquima que con una patrulla de 12 efectivos y cuatro contenedores fue visto como una amenaza en el Palacio Quemado.

 

América Latina, mundo de contrastes cuya historia ha sido fértil en ensayos políticos de todo cuño: populismos, dictaduras de izquierda y de derecha, estados fallidos, democracias débiles, asaltos al poder, golpes blancos, golpes palaciegos, autogolpes, transiciones, caudillismos, etc. ¿a qué nos enfrentaremos ahora?

El ambiente no puede estar más crispado en el vecindario. Era obvio que la salida de Dilma Rousseff causaría ruido, y así fue. La cancillería brasileña criticó duramente a Bolivia, Nicaragua, Venezuela, Ecuador y Cuba, y en general a los países de la Alianza Bolivariana (ALBA), por “opinar y propagar falsedades sobre el proceso político interno en Brasil”. Con poco de diferencia el Ministerio de Relaciones Exteriores frunció el ceño con las declaraciones de Ernesto Samper, secretario General de Unasur, quien dijo que el juicio de Rousseff debía ser de “acuerdo a las garantías de un Estado democrático”. Para el Palácio do Planalto esos juicios e interpretaciones eran incompatibles con las funciones que Samper ejerce.

En Venezuela, el Palacio de Miraflores instruyó el regreso de su embajador en Brasil, Alberto Castellar, como gesto de desagrado por la destitución temporal de la Mandataria. El escenario bilateral entre ambos países es delicado ya que Venezuela preside temporalmente la Unasur y en julio asumirá idéntica función en el Mercosur. Brasil participa en ambas organizaciones.

Entre tanto, la ex Presidenta Cristina Fernández fue procesada por la justicia de su país por “administración infiel” en perjuicio del Estado.

En Venezuela y en medio de la convocatoria al referéndum revocatorio contra el Presidente Maduro, éste decidió decretar un estado de excepción para tener el poder necesario por si había un golpe de Estado en su contra. Lo cierto es que la medida busca retrasar el referéndum revocatorio, incurrir en expropiaciones ilegales de empresas, e intimidar al pueblo venezolano.

Entre Chile y Bolivia, las tensas relaciones sumaron un nuevo episodio. Ahora fue el puesto militar de Cariquima que con una patrulla de 12 efectivos y cuatro contenedores fue visto como una amenaza en el Palacio Quemado.

Lo sucedido estas últimas semanas es incómodo para América Latina, ya que proyecta una imagen internacional de un continente políticamente inestable, con espacios para la corruptela e incapaz de superar el pasado. Es necesario que a nivel subregional seamos capaces de regresar a la senda del progreso, libertad y a las legítimas oportunidades de bienestar que fueron arrebatadas por los experimentos políticos fallidos de los caudillos de turno.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes