suscríbete al boletín diario

Opinión

Niños y niñas protagonistas de sus aprendizajes

Andrea Saldaña León Directora Regional Junji Biobío


 Por La Tribuna

18-05-2016_21-33-45AndreaSaldañaJunji-1

Lo que se produce principalmente en estos primeros años es la plasticidad neuronal o cerebral, mecanismo que permite la futura adaptación del sistema a los cambios y al aprendizaje.

 

Nadie duda de que el periodo más importante de la vida de cualquier hombre y mujer se produce en sus primeros días y años de vida. Por ello, el desarrollo emocional y cognitivo que se origina en los primeros años de vida requiere que las Salas Cuna y Jardines Infantiles ofrezcan a niños y niñas estímulos y motivación. Se sabe que el niño a edad temprana desarrolla gran parte de sus neuronas y conexiones cerebrales, además que lo influyen directamente los factores ambientales como el afecto, la nutrición y la estimulación. Las neurociencias indican que los seis primeros años de vida son determinantes, porque en esa edad están presentes las mayores oportunidades de adquirir aprendizajes. Incluso, las experiencias tempranas tienen gran importancia en la arquitectura del cerebro: potencian el aprendizaje y el desarrollo del niño, a la vez que lo capacitan para la vida adulta. Lo que se produce principalmente en estos primeros años es la plasticidad neuronal o cerebral, mecanismo que permite la futura adaptación del sistema a los cambios y al aprendizaje.

Por ello, uno de los principios pedagógicos de las bases curriculares de la Educación Parvularia señala que los niños son “protagonistas de sus aprendizajes”, a través de los procesos de apropiación, construcción y comunicación. Ello implica considerar que los niños aprenden actuando, sintiendo y pensando, es decir, generando sus experiencias en un contexto en que se les ofrecen oportunidades de aprendizajes. De ahí que cuanto mejor sea el ambiente para aprender, mejor será el aprendizaje.

Los nuevos centros educativos que estamos construyendo en el marco del programa presidencial “Más Salas Cuna y Jardines para Chile” del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, está dotando a los jardines infantiles de espacios educativos para aprendizajes de calidad. Y es aquí donde un buen espacio educativo inicial no solamente debe incluir un alto estándar en el diseño, en la calidad del material y en finas terminaciones. Debe tener directa relación con la propuesta pedagógica de las  educadoras de párvulos y técnicos en educación parvularia.

Y así estamos avanzando, porque los jardines infantiles son el mundo de los niños y donde ellos aprenden. Por eso, los hábitats espaciales están embelleciendo los lugares donde están siendo construidos con más espacio por párvulo, que nuestras profesionales,  ocupan para que desde la temprana edad de cero a cuatro años,  exploren, recorran, descubran, salten y jueguen. Con patios amplios, para sentir el sol, el aire, o el viento, con más espacios lúdicos, de un verdadero territorio para los pequeños, dedicados al desarrollo de su inteligencia e igualdad de oportunidades.

Son los Jardines Infantiles Públicos los que verdaderamente  progresan en calidad para la primera infancia, teniendo en cuenta la cultura, territorialidad y perspectiva de los niños y niñas desde que nacen. Con diseños de jardines infantiles interactivos que son a escala del niño y la niña y no del adulto, porque tal como dijera nuestra  poetisa   Gabriela Mistral, “el futuro de los niños es siempre hoy”. En la Junji trabajamos activamente por mejorar y asegurar la calidad en la educación parvularia que comienza en los jardines infantiles y salas cuna.

Andrea Saldaña León

Directora Regional Junji Biobío  

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes