suscríbete al boletín diario

Opinión

El deber de cuidarse

Sergio Castro Alfaro Vicerrector Sede Concepción Universidad San Sebastián


 Por La Tribuna

12-05-2016_19-45-39VRSSergioCastroUSS-1.jpeg

La norma también incluye una lista de deberes, bastante más reducida que la cantidad de derechos garantizados.

 

Se cumplieron tres años desde la promulgación de la Ley 20.584 que regula los derechos y deberes de los pacientes en relación con la atención que reciben en salud. Sin duda un logro, aunque sus alcances no sean todavía de total conocimiento de usuarios y funcionarios.

La normativa regula los derechos en diversos ámbitos como el acceso a la información, a recibir una atención digna y oportuna, tener visitas y asistencia espiritual, rechazar un tratamiento, consultar o reclamar respecto de una atención, a ser incluido en estudios de investigación sólo si lo autoriza al igual que otros aspectos como obtener una cuenta detallada de los gastos incurridos durante su atención y, en el caso de los pacientes terminales, a recibir cuidados paliativos. Esos son algunos de los derechos consagrados en el cuerpo legal. Todas garantías que tienden a ofrecer una atención digna y equitativa a los pacientes del sistema público y privado.

La norma, también incluye una lista de deberes, bastante más reducida que la cantidad de derechos garantizados. Se contempla el deber de respetar los reglamentos del establecimiento, entregar toda la información necesaria para el tratamiento, cuidar el equipamiento y las instalaciones del prestador, entre otros.

Independientemente de esta normativa en particular, que de por sí es una contribución, es válido preguntarse si como sociedad estamos enfatizando demasiado los derechos ciudadanos y olvidando los deberes. Esa fue una de las ideas planteadas en el seminario “Desafíos en salud, una visión regional”, desarrollado por la USS en el marco de Expomed.

En una mesa redonda sobre las reformas pendientes en el área sanitaria, se debatió sobre la urgencia de que la población asuma que su salud es también una responsabilidad propia. No podremos resolver las listas de espera en atención de especialistas y cirugías si las personas no ponen el acento en el autocuidado y la prevención.

Las enfermedades del sistema circulatorio y los tumores son las principales causas de muerte en Chile y se pronostica que en los próximos años el cáncer ocupará el primer lugar dejando en un segundo puesto las patologías cardiovasculares. En ambos grupos influyen fuertemente los malos hábitos como el tabaquismo, la malnutrición por exceso, el sedentarismo y el consumo excesivo de alcohol, a lo que se suma la falta de controles que permitan hacer un diagnóstico precoz.

Frente a la compleja situación por la que atraviesa la salud en Chile, es fundamental que los pacientes asuman su cuota de responsabilidad. El país no tendrá los recursos económicos ni humanos para enfrentar las necesidades de una población que, además de envejecida, estará enferma. La clave es prevenir hoy y cumplir con el deber de cuidarse.

Sergio Castro Alfaro

Vicerrector Sede Concepción

Universidad San Sebastián

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes