suscríbete al boletín diario

Opinión

Nuestra paciencia terminó: Hoy denunciamos

Mario Ríos Santander


 Por La Tribuna

10-05-2016_19-35-13MARIORIOS-1

Se entiende que el alcalde no tenga interés por este monumento. Él no es de Los Ángeles, no conoce su historia ni ha vivido al alma de su gente.

 

Los asentamientos humanos, se van construyendo en el tiempo. En ellos, surgen personas, que por su naturaleza, adquieren liderazgos de importancia social, en que física, espiritual o culturalmente, representan un quehacer necesario para tal comunidad. Son ellos, por tanto, los primeros constructores del futuro de tal asentamiento y a su vez, los responsables de la historia del mismo.

Es el caso de Osvaldo Órdenes. Paisajista admirable, biólogo, urbanista, escritor, poeta, escultor, un hombre múltiple que construyó espacios de paz y belleza en jardines y plazas. Que siempre creyó que la vida había que cuidarla desde su nacimiento y por ello, con alma y corazón, atesoró en su labor municipal, el vivero, (“la maternidad de nuestros jardines”), que permitió a Los Ángeles engalanar sus  avenidas con vegetales hermosos, fuertes, bien cuidados. Participó en la cultura de nuestra comunidad, pintó dibujó. Creo la Escuela de Canteros en San Carlos e hizo renacer el fuerte español de ese lugar. Poeta, versos que llegaron al alma de quienes lo leyeron. En fin, hombre múltiple, culto y creativo.

Unos cuatro meses atrás, organizaciones representativas de la cultura, cuidado del medio ambiente, protección patrimonial, todas conocedoras de la historia reciente de Los Ángeles, resuelven en homenaje a Osvaldo Órdenes, esculpir en una placa de mármol, uno de sus más hermosos poemas que recoge lo más profundo de la vida, el amor en aquella etapa, en que lo andado es casi tanto como lo es el propio recuerdo de sí mismo. Tal obra, se quiso exponer a la comunidad y para ello, este conjunto de organizaciones, enviaron al concejo municipal de Los Ángeles, una petición que autorice la instalación de este significativo monumento, que no es de grandes proporciones físicas, pero enorme en su significado y profundidad, proponiendo a su vez, el lugar que se estimó más adecuado en la avda. Ricardo Vicuña, paseo creado en buena parte por Osvaldo Órdenes. Era evidente que tal hecho tendrá una respuesta municipal, sin embargo, transcurrido el tiempo no hay absolutamente nada. Nada del alcalde, tampoco de los concejales, nada de nadie. Se entiende que el alcalde no tenga interés por este monumento. Él no es de Los Ángeles, no conoce su historia ni ha vivido al alma de su gente, por tanto, poco se inmuta en recordar a quienes fueron parte de la creación de esta ciudad. Sin embargo, hay concejales, (no todos), que si nacieron en esta comuna y con razón, se pensó que ellos, empujarían la autorización solicitada, sin embargo, tampoco nada. Si el municipio, no tiene interés alguno por el angelino creativo e importante, pues díganlo y se buscará otra forma de exponer esta obra. Pero guardar silencio, irresponsablemente, como se ha hecho hasta ahora, habla muy mal del alcalde y concejales de Los Ángeles. Y eso reclamamos y denunciamos.

Mario Ríos Santander   

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes