suscríbete al boletín diario

Opinión

Estamos haciendo un grave daño a la agricultura despoblando los campos

El sistema falla cuando se trata del mundo rural, necesitamos menos burocracia, más facilidades y permitir definitivamente la autoconstrucción.


 Por La Tribuna

08-05-2016_21-59-2526JosePerez-1

José Pérez Arriagada

Diputado de la República

A principios del año 2015 presenté un proyecto de acuerdo que solicitaba a S.E. la Presidenta de la República, que a través del Ministerio de Vivienda, se analizara y creara una nueva política de subsidio habitacional rural, para incentivar y dar más facilidades a las familias para acceder a este beneficio y evitar la migración del campo a la ciudad, donde hoy es más fácil acceder a una vivienda, y estimular a las Egis y empresas constructoras, a trabajar en los sectores rurales.

El proyecto fue aprobado; oficiamos al ministerio correspondiente; me reuní en septiembre del 2014 con la Ministra de Vivienda para tratar el tema del subsidio y la grave migración de la gente del campo a la ciudad con el fin de encontrar una solución.

Hoy, en mayo del año 2016 vemos con tristeza que las cosas no han cambiado y no se ha avanzado en buscar la solución. Es por esta razón, que la semana pasada intervine en la sesión de la Cámara de Diputados para insistir en el tema del subsidio habitacional rural, que lo he tratado en reiteradas oportunidades, pero seguimos con grandes problemas.

Y está ocurriendo; la gente del campo está postulando al subsidio en la ciudad y abandonando el mundo rural; este es un problema gravísimo  a nivel nacional ya que, sólo existe la posibilidad que en aquellos sectores aislados del mundo rural, puedan  postular al subsidio habitacional rural.

Es un tremendo daño que le estamos haciendo a la agricultura, cuando estamos despoblando los campos, porque no tenemos un subsidio habitacional rural mejorado y en condiciones de satisfacer las necesidades de nuestra gente, incluso dar las facilidad de autoconstrucción entre otras cosas.

Es tan grave la situación que según datos estadísticos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, hace 100 años atrás en Chile, el 56,8% de la población vivía en el campo; hoy, esa cifra sólo llega al 13,4%.

Pero, ¿qué se está haciendo para evitar esta migración y por qué ha sucedido?, para ello, existen muchas respuestas, estudios y diversos planteamientos con medidas urgentes para mantener a la población viviendo en los sectores rurales y así evitar la consecuencia negativa de la migración campo-ciudad; sin embargo, la despoblación rural aumenta diariamente, porque uno de los factores más importantes para las familias, es contar con una vivienda propia y en el campo no ocurre.

El sistema falla cuando se trata del mundo rural, necesitamos menos burocracia, más facilidades y permitir definitivamente la autoconstrucción; una nueva política de subsidio habitacional rural para incentivar a la gente del campo a continuar viviendo allí, más facilidades en la construcción de sus viviendas y mayor cantidad de metros cuadrados, pues por lo general, las familias prefieren postular en la ciudad donde hoy, los procesos son menos engorrosos.

Tratar de mejorar las condiciones de vida es obligación de todos: gobernantes y gobernados, para evitar que los jóvenes busquen el camino de las grandes urbes, y no sólo ello, sino las consecuencias en el aumento de la pobreza urbana y la desocupación.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes