suscríbete al boletín diario

Opinión

La incoherencia del recorte presupuestario para emergencias en el Biobío

Víctor Pérez Varela Senador de la República


 Por La Tribuna

03-05-2016_20-50-18perezvarela

 Esta situación sin duda demuestra la falta de sintonía que existe desde el gobierno central, para con la región del Biobío.

 

Sin duda el mal manejo económico del Gobierno está afectando a distintas áreas de la vida cotidiana de las personas, sin ir más lejos las cifras –dadas a conocer la pasada semana- en materia de cesantía, nos han permitido visualizar, una vez más,  como este factor crece constantemente, lo cual,  se suma a  la ecuación inversión- crecimiento económico, la cual decrece abismantemente día a día.  A esto podemos agregar los  ajustes fiscales establecidos por el Gobierno, los cuales significan una menor presencia de recursos públicos para tareas que son verdaderamente imprescindibles y esenciales para la ciudadanía, ya hemos visto como en esas áreas se retrasan y postergan inversiones tan importantes como lo son los hospitales de Nacimiento y Santa Bárbara… y ahora lamentablemente tenemos la información del recorte presupuestario del ítem de emergencias para la región del Biobío, el cual asciende a los casi 3 mil millones de pesos.   Una situación a todas luces preocupante, sobre todo si consideramos que nuestra región es una zona donde las emergencias son una posibilidad real, que se manifiesta en distintos ámbitos como lo son las emergencias volcánicas, inundaciones, incendios forestales, déficit hídrico, abastecimiento de agua en zonas rurales, búsqueda de personas entre otras.

Esta situación sin duda demuestra la falta de sintonía que existe desde el gobierno central, para con la región del Biobío, ya que esta reducción del presupuesto para emergencias, el cual asciende a casi un 60% del ítem,  deja claramente a la región en una suerte de indefensión que aumenta el grado de inseguridad en la población. Por lo tanto se debe de asumir, que con el limitado presupuesto existente para estas materias serán los municipios quienes en una primera instancia  van a tener que asumir los recursos en caso de la ocurrencia de alguna emergencia, dada la restricción presupuestaria establecida por el Ministerio de Hacienda.

Por lo tanto, en virtud de los anterior, lo que  hace esta medida  es verdaderamente transferir la obligación en materia presupuestaria a las comunidades, ya que serán los recursos de estás los que se verán en jaque a la hora de una emergencia o catástrofe.  Sin duda que esta decisión del gobierno es una medida  bastante hipócrita,  sobre todo, cuando es el mismo Gobierno en  materia legislativa, quien ha propuesto transformar la Onemi en un servicio nacional de emergencia con una nueva estructura,  nuevas atribuciones y  mayores facultades, lo cual, no se condice en nada con esta reducción de $2.975 millones para el área de emergencias en la región del Biobío, situación contradictoria que deja en nada lo planteado por el Gobierno a nivel legislativo.

Víctor Pérez Varela

Senador de la República

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes