viernes 13 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Nueva Mayoría o Nueva Minoría

Mario Ríos Santander


 Por LESLIA JORQUERA

26-04-2016_21-44-58MARIORIOS

 

El camino de la Ley Corta que se conversó, tuvo detractores inmediatos. La DC y el PR, se bajaron de tal alternativa y sólo quedó el PPD, PC y PS, en ese camino a todas luces inaceptable para la ciudadanía.

Con todo el respeto que nos corresponde observar los asuntos públicos, pero es impresentable este debate, absolutamente artificial que se ha suscitado en torno a la fracasada inscripción del Pacto para Primarias, realizado por la Nueva Mayoría.

El sostener, algunos vehementemente que no se requiere la presencia de los presidentes y secretarios generales de la Partidos para formalizar un pacto electoral, es no entender nada.

El Pacto político, que lleva dos elementos esenciales, el acuerdo, también legal de la colectividad partidaria para asociarse con otra y juntos, lograr resultados electorales, en que participa el ciudadano, convocado por la institucionalidad electoral, y en segundo lugar, la concurrencia de los representantes legales a la firma de tal acuerdo, son ambos esenciales. Quien sostenga que un acto de este tipo, en que estaría involucrado el país, también recursos públicos, y bastante cuantiosos, no es necesario los representantes legales, comete un error cuyos efectos pueden ser devastadores para todo el ordenamiento jurídico de nuestra Nación. Por ello, el hecho de que el Consejo del Servel, compuesto por personeros que en su designación, concurrieron dos poderes del Estado, haya, por unanimidad, respaldado lo actuado por la directora del Servel, Elizabeth Cabrera, en estricto derecho, procedieron en concordancia con la institucionalidad nacional.

Ahora, se buscará otra alternativa, el Tribunal Calificador de Elecciones, única instancia que fiscaliza los actos del Servel. Será un nuevo debate, nuevas tensiones, pero, sin duda alguna, resolverá en la misma forma como lo hizo el Consejo electoral ya mencionado.

Esto hace disminuir el actual político partidista. El camino de la Ley Corta que se conversó, tuvo detractores inmediatos. La DC y el PR, se bajaron de tal alternativa y sólo quedó el PPD, PC y PS, en ese camino a todas luces inaceptable para la ciudadanía.

En suma, los diversos actos de la Nueva Mayoría, permiten calificarla de otra forma. Su gran inquietud es que, acostumbrados a recibir del Estado todo lo necesarios para asuntos electorales, hoy se han quedado sin ese vital apoyo y eso los desespera. Mala cosa, para una forma de participación que tanto desearon.

Mario Ríos Santander     

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes