lunes 19 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

¿Es que ya no interesa el desarrollo económico del país

"¿Por qué aceptar que el ingreso per cápita sea de más de 40 mil dólares en Bélgica o Finlandia y menos de 20 mil en Chile?"


 Por FREDY MUÑOZ SANDOVAL

24-04-2016_21-27-06OmarVillanueva

Omar Villanueva Olmedo
Director OLIBAR Int´l
Ing. Lic. Universidad de Chile

1.- ¿Hay desarrollo económico sin crecimiento? 

En el último tiempo han surgido voces que señalan – explícitamente o por omisión- que ya no es tan importante ni urgente el crecimiento ni el desarrollo económico del país porque ahora tiene otras prioridades, lo que contrasta con las grandes diferencias en capitalización y en ingresos corrientes para cada miembro de la población. Es cierto que se ha crecido en los últimos decenios, pero detenerse ahora parece más bien responder a la incapacidad de emprender nuevas acciones por parte de los responsables de producir ese desarrollo y, más exactamente, de quienes ya gozan legítimamente del mismo. Pero hay que ser categórico: sin crecimiento no se llegará jamás a ser un país desarrollado… para todos.
Abogamos que el desarrollo económico – que tiene como prerrequisito crecer a tasas robustas – es fundamental para ser un país con una población que alcance niveles de vida compatibles con la modernidad, que se puede tener hoy día y, con la nueva, del futuro. ¿Por qué aceptar que el ingreso per cápita sea de más de 40 mil dólares en Bélgica o Finlandia y menos de 20 mil en Chile?
Señoras, señores: el desarrollo es una esperanza para toda la población, en especial para los más desposeídos (y casi para todos los demás) puesto que si los poderes del país impulsan la tarea legítima de redistribuir la riqueza el desarrollo: es una bendición.
2.- ¿Se puede estar satisfecho con el menor crecimiento actual?
Desde hace 3 años que el país tiene un desarrollo económico inadecuado, es decir, por debajo del 4% ó 5% anual y, por los anuncios realizados tanto dentro como fuera del país – puesto que se ha alterado el vector proyectado anteriormente – habría que esperar varios años más para ello, o quizás nunca, pues el desarrollo es también relativo frente a un mundo que innova inexorablemente en forma creciente. Así, los países que ya están desarrollados se seguirán alejando, pues tienen una mayor base PIB – total de bienes y servicios producidos por el país – y un mayor potencial de desarrollo para el bienestar de sus respectivas poblaciones. Es decir, si no se crece en términos superiores al promedio: se retrocede o se involuciona en su propio desarrollo. Nuevamente al negarse a crecer a tasas superiores se está frustrando la posibilidad de ser un país desarrollado, enunciado por allá por los años 50 del siglo pasado por varios mandatarios. ¡Han proclamado, han prometido y no han cumplido: hoy aún no somos un país desarrollado!


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes