domingo 25 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Los intereses que persiguen el cáñamo

Ives Ortega Poeta


 Por LESLIA JORQUERA

22-04-2016_21-49-28IVESORTEGA

 ¡Tamaña sorpresa!, el saber que entre los diversos minerales extraídos de la tierra también aparecíamos como el segundo o el tercer productor de cáñamo en el mundo.

 

Uno de los acompañantes más agauchados en los niños y niñas que fuimos en la década de los setenta fue el bolso de cuero escolar, aquel de color café con dos hebillas de metal, que terciado a la altura de las caderas, galopaba y trotaba, galopaba y trotaba en un sinfín de vaivenes. Parecía tan cierto, tan mío, así lo quise creer, era una alucinación. Los ajados cuadernos iban al resguardo de mi hechizo bolsón de cáñamo.

Una vez en la sala a primera hora teníamos “historia”, materias que permitían a este pequeño practicante de poeta viajar hasta zafarranchos en batallas libertadoras, entre cañonazos salté al bordaje, del niño Lautaro aprendí las mejores formas de amansar un caballo de palo, ahí estuve también entre la muchedumbre asomado a una hendija para alcanzar los pormenores de una llamada Junta de Gobierno.

Por la mañana, la clase estuvo dedicada a las riquezas de Chile y las principales exportaciones del país. ¡Tamaña sorpresa!, el saber que entre los diversos minerales extraídos de la tierra también aparecíamos como el segundo o el tercer productor de cáñamo en el mundo, estaba ahí en la Enciclopedia, lo dijo la señorita Ivonne. El primer lugar, seguía leyendo la profesora, lo ostentaba la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, la URSS (ni más ni menos que ese tremendo monstruo que se nos pintaba). Eran otros tiempos. Cursábamos un sexto básico.

¿Qué sucedió de ese entonces a la fecha de publicada esta nota?

La revista estadounidense Mecánica Popular (feb 1938), publicó un reportaje innovador para su época “Hemp: the new billion dollar crop” (Cáñamo: el cultivo multimillonario), en el cual se expone en detalle los diferentes productos que se podían obtener del cáñamo, estimados en alrededor de 25.000, que van desde el papel celofán a la dinamita y otros productos textiles. Esto generó una verdadera preocupación a los competidores directos del cáñamo y a sus intereses económicos, por lo tanto, la guerra se intensificó y se convirtió en un producto que debía sacarse del mercado con urgencia.

En Chile, en la actualidad, el caso de la empresa agrícola Agrofuturo Ltda., situada en Los Ángeles, de nuestra región del Bío Bío, que luego de un largo, judicial y mediático periplo desde el año 2007 a la fecha ha mantenido una férrea lucha por desarrollar cultivo medicinal de marihuana; dan un nuevo aire a un buen debate, no obstante los tantos subterfugios existentes más el peso de los intereses económicos de los competidores directos del cáñamo como son las industria del petróleo y la madera, asedian la voluntad de muchos países al extremo de pretender borrar de la historia “el día que la señorita Ivonne alzó mi morral de cáñamo como testimonio fiel para la humanidad”.

Ives Ortega

Poeta

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes