jueves 21 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

La vergüenza de los políticos amateurs

Cristóbal Bellolio Escuela de Gobierno Universidad Adolfo Ibáñez


 Por LESLIA JORQUERA

22-04-2016_21-33-05cristobal-bellolio

 El problema político es que ahora todas las miradas de Chile están puestas sobre la resolución de este problema. Las instituciones del Estado no hacen excepciones cuando es un chileno ordinario el que no cumple los requisitos. Sería una tóxica señal si son manga ancha con la coalición gobernante, especialmente en el momento político que vive el país.

 Veinte minutos tarde llegó Isabel Allende, presidenta del PS, al Servicio Electoral. Fatídicos 20 minutos que le impidieron a la Nueva Mayoría inscribir sus primarias municipales. Condoro grave. La presión para definir candidatos vía primarias subsiste, pero se estarían quedando sin plata que asegura y la publicidad que permite la nueva ley.

“Es un bochorno” reconoció el líder del PPD, Jaime Quintana. Al rato, sin embargo, cambiaron la versión. Le echaron la culpa al Servel. Dijeron que la directora (s) había abusado de sus atribuciones al exigir la comparecencia personal de los presidentes de partidos. La ley – que redactaron ellos mismos- es ambigua en esa parte. Apenas pillaron la letra chica, anunciaron acciones legales para arreglar el entuerto. Algunos ya están pensando en una ley express, como aquella que utilizaron los democratacristianos -con la ayuda de todos los demás sectores políticos- cuando se metieron un autogol semejante.

Dos lecciones se pueden sacar del episodio. La primera es que nuestra clase política no aprende que estamos cansados del juego de culpar al vecino sin ponerle el pecho a las balas. Como quedó inmortalizado en las palabras del carabinero que detuvo a Vidal: “Si la cagó, la cagó caballero”. La segunda es que aunque fuese cierto que no era necesaria la presencia de los timoneles de cada uno de los partidos, esperar al último minuto para hacer un trámite tan importante revela una forma poco seria y muy amateur de hacer las cosas. Estos personajes han vivido toda su vida de la política, pero aún no se profesionalizan. Evidentemente, dejar las cosas para el final sugiere que no existía acuerdo político en varias comunas. Pero esa no es excusa. El problema político es que ahora todas las miradas de Chile están puestas sobre la resolución de este problema. Las instituciones del Estado no hacen excepciones cuando es un chileno ordinario el que no cumple los requisitos. Sería una tóxica señal si son manga ancha con la coalición gobernante, especialmente en el momento político que vive el país.

Sería otro clavo en la tumba del desprestigio. Esta vez no por corruptos, sino por amateurs.

Cristóbal Bellolio

Escuela de Gobierno

Universidad Adolfo Ibáñez

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes