sábado 21 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Farmacias municipales, un proyecto que presenté hace un año

José Pérez Arriagada Diputado


 Por LESLIA JORQUERA

15-11-2015_21-23-35DiputadoJoséPérezArriagada

 

En nuestro país, en el año 2014, existían 96 municipios que no contaban con farmacias; muchas de esas comunas ubicadas principalmente en zonas alejadas y con baja población. De todas ellas, sólo 27 contaban con  un  almacén  farmacéutico,  por  lo  que  69  comunas no tenían  ningún  tipo  de establecimiento que dispusiera de medicamentos para la población.

En vista de esta dura realidad, el 20 de marzo del año recién pasado, ingresé a la Cámara de Diputados un Proyecto de Ley  que facultaba a los almacenes de consultorios y postas públicas para vender medicamentos a los usuarios y público en general, especialmente donde no hay farmacias como en comunas como Alto Bío Bío, Negrete y otras, lamentablemente éste no surtió efecto; anteponiéndome a la necesidad de medicamentos que tiene la población y que necesariamente debe obtenerse a más bajo costo.

 

Y dije en aquella oportunidad, que en la Región, una de las zonas más pobladas del país, la situación se repite como señalé anteriormente, en Alto Biobío. Allí, para los más de 10 mil habitantes comprar medicamentos se ha transformado en un arduo sacrificio y su mejor opción es trasladarse a Santa Bárbara que queda a más de 50 kilómetros. Lo malo es que si no se encuentra ahí el remedio, hay que ir a Los Ángeles, que queda a 97 kilómetros.

Hoy, las farmacias municipales han despertado gran entusiasmo a nivel nacional con la finalidad de permitir que se rebajen el valor de los medicamentos especialmente a las personas de escasos recursos que están obligadas a comprar en las farmacias de grandes cadenas, donde el cobro multiplica muchas veces el valor real.

Fue el pasado 15 de octubre, que la Municipalidad de Recoleta presentó una iniciativa que buscaba ayudar a los vecinos de la comuna a adquirir medicamentos a un costo más bajo que los que ofrecen las cadenas tradicionales. La llamada “Farmacia Popular Ricardo Silva Soto” se transformó en una revolución y varios alcaldes a nivel nacional pidieron al municipio conocer más sobre el proyecto para poder replicar la iniciativa.

La idea de la farmacia, es que el municipio compre en forma directa en laboratorios los medicamentos, permitiendo proporcionar fármacos a precio de costo a quienes se inscriban para participar del proyecto pionero en el país.

Es por ello, y como lo señalé hace un año en el proyecto de ley, las farmacias juegan un importante rol en la ejecución de las políticas de Salud, específicamente en el deber que le corresponde al Gobierno de velar por la salubridad pública y de ponderar el riesgo involucrado en la venta de medicamentos, por lo que la inexistencia de este tipo de establecimiento significa una vulneración a los derechos fundamentales de miles de chilenos que, o no tienen acceso a remedios o lo ven limitado por las distancias que deben recorrer.

Reitero, debemos dar todas las facilidades para implementar las farmacias municipales para que puedan operar efectivamente y propiciar que los gobiernos regionales den las facilidades del caso cuando no se cuente con recursos para que se puedan expender medicamentos que la población necesita a un precio razonable y al alcance de sus bolsillos.

José Pérez Arriagada

Diputado

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes