sábado 14 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Rugby: siempre gana el mejor

Abelardo González


 Por LESLIA JORQUERA

11-11-2015_20-50-24AbelardoGonzalez
  • El respeto total a las reglas y el acatamiento a las decisiones del árbitro, a quien se trata de señor, son sagradas  y no se discuten nunca; no hay en él lucimientos personales ni “comidas” de pelota, tanto es así que  la camiseta del rugbista sólo indica la posición de juego, no el nombre del jugador.

 Lo más probable es que si no hubiera sido por el desafortunado viaje de un senador  a Inglaterra, la  gran mayoría de los chilenos  no nos habríamos enterado del Mundial de Rugby, que terminó  con el triunfo de Nueva Zelanda ante Australia. Aunque es un deporte mayormente practicado en los países que conforman las Islas Británicas, hoy se ha extendido por todo el mundo, llegando a ser 118 los países adheridos a la Word Rugby, la asociación internacional que lo reúne. Es tal su desarrollo que, como deporte olímpico, estará nuevamente presente en Río 2016.

Al observar  un partido de rugby, es imposible sustraerse a la tentación de compararlo con el fútbol. Lo  primero que llama la atención es cómo, pese a ser un deporte  duro y “aperrado”,  es un juego a la vez limpio, no violento, en el que cualquier tipo de agresión está sancionada con expulsión inmediata; no se ven jugadas malintencionadas, zancadillas, insultos, simulación  de faltas, hacer tiempo ni  patadas al rival. El respeto total a las reglas y el acatamiento a las decisiones del árbitro, a quien se trata de señor, son sagradas  y no se discuten nunca; no hay en él lucimientos personales ni “comidas” de pelota, tanto es así que la camiseta del rugbista sólo indica la posición de juego, no el nombre del jugador. En el rugby no hay pichichis. El “try” no es producto de una jugada magistral, sino el resultado del juego de los 15 jugadores-compañeros; por eso no se produce esa manifestación  exagerada del gol del futbol, ni mucho menos la celebración con besos,  abrazos y saludos a la barra.  El  rugbista  vive  una  serie de virtudes humanas, como son el compañerismo, la honestidad, el respeto, la disciplina,  la lealtad, el sacrificio y el altruismo, y eso se palpa en la cancha. Es costumbre que al final del partido, se gane o se pierda,  se hace un pasillo al rival y se comparte unas  cervezas en el tercer tiempo, después de dejar “la piel en el campo”. En definitiva, es la práctica  de esas virtudes la que distingue y hace diferente a este deporte, y también al público que gusta de él, que siempre muestra un comportamiento decente y educado. Jamás pasaría  lo que se vio en el súper clásico que se jugó en el Monumental, el mismo día y casi a la misma hora de la final del rugby.

John Carlin en su entretenidísimo libro “El Factor humano” y Clint Eastwood en su brillante película  “Invictus”  nos relatan un  hecho histórico  interesantísimo ocurrido en torno a este deporte, cuando Nelson Mandela, con  ocasión del Campeonato Mundial de Rugby celebrado en Sudáfrica el año 1995, logró, con su intuición y gran coraje, sellar definitivamente la unidad entre negros y blancos, después de 50 años de injusticias y discriminaciones. ”El partido que salvó a una nación” se le ha denominado a ese histórico encuentro, en que el equipo sudafricano logró derrotar, en un agónico final 15 a 12, a  Nueva Zelanda.

Abelardo González

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes