domingo 15 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Opinión

Inclusión, responsabilidades de directivos, profesores y padres

Daisy Contreras González Psicóloga y académica Facultad de Psicología Universidad San Sebastián


 Por LESLIA JORQUERA

05-11-2015_21-04-47DaisyContreras

Una de las estrategias que sugiere es el Diseño Universal de Aprendizaje que –junto a otros lineamientos- asegurará la participación, igualdad de oportunidades y calidad educativa con equidad.

 

A principios de este año, el Ministerio de Educación promulgó el Decreto N° 83 que aprueba criterios y orientaciones de adecuación curricular para estudiantes con necesidades educativas especiales (NEE) de educación parvularia y educación básica.

Este documento define los criterios que debe seguir un establecimiento educacional para ajustar la enseñanza a las características de sus estudiantes, en vez de “mejorar” las falencias de los estudiantes para que se adapten a la enseñanza de los docentes.

Un cambio radical en nuestra forma de concebir el proceso de aprendizaje, pues viene a juzgar la forma clásica en que el adulto expone una clase frente a 25 o 35 estudiantes, todos dispuestos a aprender, y aquel que no podía, podría ser apoyado de forma aislada por profesionales especialistas.

Esta nueva visión requiere generar respuestas diversificadas; tantas como estudiantes existen en el aula e implica, además, nuevas formas de evaluar y promover a los estudiantes con NEE que necesiten de un Plan de Adecuación Individual (PACI).

El documento del Mineduc establece que los docentes deben comenzar con un proceso de caracterización del curso al inicio del año escolar con el fin de poder diseñar diversas y flexibles experiencias de aprendizaje según los estilos, ritmos, necesidades y fortalezas de sus estudiantes.

Una de las estrategias que sugiere es el Diseño Universal de Aprendizaje que –junto a otros lineamientos- asegurará la participación, igualdad de oportunidades y calidad educativa con equidad.

Las familias tendrán el derecho y la obligación de participar en estos ajustes, entregando a los docentes datos del alumno, acompañando la labor educativa durante el proceso y retroalimentado a la escuela acerca de los avances.

Los directivos de los establecimientos con o sin programas de integración escolar, y las escuelas especiales, que están comandadas a realizar estos cambios de acuerdo al decreto en cuestión, tienen la gran tarea de liderar esta transformación paradigmática, mostrando e incentivando una visión inclusiva, generando políticas que valoren y resguarden la diversidad,  creando culturas educativas basadas en la reflexión de las prácticas de enseñanza y en la colaboración entre pares, y velando por el desarrollo profesional de las personas que deberán implementar estos cambios.

Esta nueva mirada demanda a docentes, apoderados y directivos nuevos desafíos, para los cuales no han sido formados.

                                                                             Daisy Contreras González

Psicóloga y académica Facultad de Psicología                                                                                

                                                                               Universidad San Sebastián

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes