suscríbete al boletín diario

Opinión

Recursos para infraestructura hídrica y la asimetría de las decisiones

Víctor Pérez Varela, Senador de la República


 Por La Tribuna

perez-varela

En vísperas de un nuevo discurso presidencial este 21 de mayo, no podemos sino recordar los anuncios y compromisos asumidos por la Presidenta de la República -en igual fecha, pero del pasado año- orientados a enfrentar la situación de sequía que viven diversas regiones del país. Situación que, en nuestro caso, como región y provincia de Bío Bío, ha significado que día a día familias de sectores rurales se vean enfrentadas a los efectos de este déficit hídrico y que los agricultores vean mermadas sus expectativas en cuanto a la productividad de sus cultivos.

A un año de dichos anuncios, la incertidumbre respecto a cómo enfrentaremos el cambio climático y la escasez hídrica se mantiene, ya que proyectos como el que contempla la construcción de 15 pequeños embalses, orientado a zonas de alta connotación agrícola con problemas de sequía, excluyó de forma incomprensible a la provincia de Bío Bío.

Esta decisión, sin duda tremendamente contradictoria con los objetivos del proyecto, contempla en la región la construcción de dos embalses, los cuales estarían ubicados en las provincias de Ñuble y Concepción. Esto, a pesar de que esta última no cumple con el requerimiento más relevante, que es ser una zona eminentemente agrícola, situación totalmente distinta para la provincia de Bío Bío, ya que nadie puede negar su vasta tradición en materia agrícola.

Cabe mencionar que en el proyecto hay un área orientada a la rehabilitación de 10 pequeños embalses ya existentes, dentro de esta línea de acción tampoco se incorporó a la provincia de Bío Bío.

Por lo mismo, si la sequía es hoy un grave problema, no se entiende cómo no hay un sentido de urgencia y de coherencia a la hora de tomar decisiones frente a proyectos que pueden significar una solución para los pequeños y medianos agricultores, quienes, sin duda, han tenido que lidiar tanto con el déficit hídrico como con la falta de infraestructura en un rubro de alta fragilidad ante los embates de la naturaleza.

Ahora, respecto del plan de Infraestructura para la Sequía del Ministerio de Obras Públicas, cabe señalar que el pasado martes 12 de mayo, el ministro del ramo, Alberto Undurraga, dio a conocer a la Comisión Especial de Recursos Hídricos del Senado el avance existente a la fecha en esta materia. Instancia que dejo en evidencia la asimetría que tanto la región como la provincia de Bío Bío están experimentando respecto de los recursos asignados a otras regiones del país.

Es así como a la región de Bío Bío se le asignaron 178 millones de pesos para el financiamiento de proyectos de Agua Potable Rural (APR), además de cerca de 338 millones para inversión de APR básicos. Esta última cifra, a la fecha no presenta ejecución financiera. En este sentido, si comparamos las cifras anteriores con los montos asignados a otras regiones con características similares a las de Bío Bío, nos encontramos con que la región del Maule obtuvo más de 1.600 millones de pesos; La Araucanía, más de 745 millones y la región de Los Lagos, una cifra superior a los 755 millones de pesos.

Todo lo anterior deja en evidencia esta asimetría, este desbalance en cuanto a la entrega de recursos, lo que pone en una innegable desventaja al Bío Bío respecto de otras regiones del país. Por lo mismo, esta suerte de castigo a nuestra región es incomprensible dada la dura realidad con la que se ha hecho sentir la sequía que hoy nos afecta, y que hace imperiosa la toma de medidas para generar una mayor inversión en infraestructura hídrica.

El Gobierno, el Ministerio de Obras Públicas, entidades del ramo, así como las autoridades regionales, deben establecer mecanismos de acción para avanzar con medidas que tengan una mirada de futuro, pero que también aborden el presente de la problemática en infraestructura hídrica que vive la región y en especial la provincia de Bío Bío.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes