suscríbete al boletín diario

Opinión

Nuevo estadio, nueva gente

Mario Ríos Santander, Ex senador de la República


 Por La Tribuna

MARIORIOS

Algo “arrinconado” quedé después de mi columna anterior en que recordaba al señor Rincón, actor primordial de Deportes Los Ángeles. Otro señor Rincón me hace ver que no es su ascendiente, que estoy equivocado, que era de la Unión Española y que fue condecorado por los Reyes de España. Está bien, no es mi intención confundir a la familia. Espero pronto tener la información más precisa del Rincón de mis comentarios, que sin duda es otro al de mi contradictor. Gracias por la aclaración.

En la historia de la humanidad, los estadios han sido parte esencial de las sociedades establecidas. Es que el juego, la competencia, los ánimos de triunfo, están en la esencia del ser vivo. En aquella imagen de hombres, (las mujeres no estaban en la historia de estadios…), en competencia rodeados de su pueblo animándolos, fue y es tan esencial, como lo es el trabajo social, las artes o las cosas del Estado.

Y en estos últimos años, tan verdadero es lo señalado que un buen deportista es hoy, lejos más importante que gobernantes, monarcas, artistas.

Recuerdo, acompañando al Presidente Patricio Aylwin, en Extremadura, España, concurrir al lugar de nacimiento de Pedro de Valdivia para inaugurar un monumento ecuestre del Conquistador. El Presidente viajaría desde Cáceres en helicóptero y a los dos senadores de la comitiva, Ricardo Núñez y yo, nos correspondía encabezar la delegación por tierra. Después de una media hora de camino con policías conduciendo modernas motos, abriendo camino, ingresamos a un pequeño pueblo, muy ordenado y limpio. Había una multitud entusiasmada. Banderas chilenas, españolas y de la autonomía extremeña, se contaban por cientos o miles. La verdad es que nos sentimos emocionados. Se detuvo el auto, nos abrieron las puertas y estos dos senadores descendieron. Inmediatamente, cientos de los asistentes se acercaron en medio de gritos y banderas alegres, una vez ubicado en nuestro entorno, todos, al unísono, levantaron sus voces: “¿Viene Bam Bam Zamorano también?”, le respondimos que por ahora no, “Bah… creíamos que también venía el Bam Bam”, fue la respuesta, lacónica y desilusionada y se retiraron del lugar. Nos miramos con el senador Núñez, y nos vimos solos, lamentándonos, por cierto, no haber incorporado al Bam Bam a la delegación. Minutos después llegaba el Presidente de Chile y surgían sólo los aplausos. En la tarde de aquel día, el comentario fue lo ocurrido. ¿Era el Bam Bam inmensamente más importante que el Presidente chileno? Sí, claramente sí. Por lo demás, al menos una vez en el año, Tocopilla se viste de fiesta, desaparece el alcalde, porque llega su hijo predilecto, Alexis Sánchez, arriba de un camión repartiendo juguetes. ¿Farkas le habrá copiado?

El estadio municipal de Los Ángeles, en su larga historia, no logró ser escenario de deportistas tan destacados. Hoy se anuncia la construcción de otro, moderno, más grande, es decir, se prepara la cosa para que los tiempos modernos consagren a un deportista de Los Ángeles. Hay que estar presente y felicitar a las autoridades por este empeño. Los espectáculos musicales podrán ser mayores, el polideportivo quedará chico. Iberia, que será el principal beneficiado, deberá animar más a su hinchada, es decir, comenzamos a ser iguales que el resto siempre que se nos quite la “mohorra” ancestral que tenemos. El hecho de que Los Ángeles haya surgido sola la hizo más apática con su gente. Lejana de las comunicaciones, elaboró su propia historia pero, a su vez, asentó a un pueblo algo silencioso. Este nuevo campo deportivo nos deberá cambiar, gritaremos, bailaremos, vestiremos con colores vivos y alegres. ¿Lo lograremos? Felicitaciones.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes