suscríbete al boletín diario

Opinión

Embalse hídrico para la provincia de Bío Bío, una lucha de todos

Víctor Pérez Varela, Senador de la República


 Por La Tribuna

perez-varela

Frente a las respuestas y decisiones de las autoridades de gobierno, que finalmente determinaron dejar fuera del Proyecto de Pequeños Embalses a la provincia de Bío Bío, llegó el momento en que la comunidad en general tome como propia esta grave situación que pone en jaque la realidad hídrica actual y futura de la zona, ya que, de no haber un pronunciamiento real por parte de las autoridades vinculadas, puede significar que la provincia espere por décadas una solución en materia de infraestructura hídrica. Situación que, sin lugar a dudas, nos pondría en un escenario complejo, en el cual no podremos sortear los graves efectos provocados por el cambio climático y la escasez hídrica, efectos, por lo demás, de los cuales ya hemos conocido sus peligrosas consecuencias.

Es por ello que, si en un momento defender el lago Laja fue una prioridad, ahora el énfasis debe estar puesto en lograr la construcción -en el más breve plazo- de a los menos un embalse mediano para la provincia de Bío Bío. Es ahí donde no sólo las asociaciones de agricultores, canalistas, entidades medioambientales y sociales entran a jugar un papel vital, sino que, sobre todo, la comunidad en su totalidad, ya que es la única manera en que las autoridades comprendan y dimensionen las verdaderas necesidades que tiene nuestra provincia en materia de infraestructura hídrica.

En torno a este tema, el delegado presidencial de Asuntos Hídricos, Reinaldo Ruiz, señaló que “en materia de embalses hay que tener una mirada de largo plazo”. Si esto es así, entonces no se entiende por qué no se consideró la realidad hídrica, agrícola y efectos que en los pequeños agricultores podría significar la construcción de embalses en zonas inminentemente agrícolas -objetivo y eje central del Proyecto de Pequeños Embalses- y se deja sin considerar lo anterior, fuera de la priorización a la provincia de Bío Bío, optando por zonas que no cumplen con el objetivo del proyecto, como es el caso de la provincia de Concepción.

Ahora, si llevamos la problemática hídrica hacia el trabajo desarrollado por el Gobierno, nos podemos dar cuenta que los esfuerzos y los énfasis no están puestos en los lugares en que verdaderamente se requieren, como lo es la institucionalidad y la inversión, en cambio se ha optado por otras áreas, como la modificación al código de aguas, situación que sólo genera incertidumbre y que no aporta en nada a palear la realidad que en materia de aguas vive el país.

Por esto, y teniendo en claro la relevancia que tiene para el futuro de la provincia de Bío Bío la construcción de un embalse que nos permita mirar con más seguridad el devenir en materia hídrica para la zona, es que la comunidad en general debe hacer propia la problemática que viven centenares de pequeños agricultores, quienes día a día deben lidiar desde la vulnerabilidad con una realidad climática cada vez más compleja. Empatizar con esta situación como sociedad, como provincia de Bío Bío, nos permitirá poner en énfasis ante el Gobierno la prioridad y la celeridad con que nuestra provincia requiere y merece un embalse hídrico.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes