suscríbete al boletín diario

Opinión

El portaviones

Felipe Hidalgo Bustos Director Ejecutivo Agrofine Consulting fhidalgo@agrofine.cl


 Por La Tribuna

hidalgo.png
  • Chile es una isla fitosanitaria. La cordillera, el desierto, los glaciares y el mar nos dan condiciones únicas en el planeta para la producción de alimentos. Si a eso le sumamos los 6.435 kmts de costa, me atrevo a decir que además de isla somos un portaviones. 

 Chile será la sede del VIII Foro Internacional CropLife Latinamerica, en donde expertos internacionales y chilenos analizarán cómo desarrollar el potencial agrícola de América Latina para producir alimentos para el mundo. El presidente de CropLife, José Perdomo,  señaló que se eligió Chile como sede “ya que sabemos el gran trabajo que ha realizado en materia agrícola y los grandes avances para mejorar la productividad y competitividad”. Simultáneamente la Universidad de California Davis  informa que instalará en Santiago, su primer centro de investigación agrícola y tecnológico fuera de EEUU que estará enfocado en viñas y fruticultura. Ambas noticias son alentadoras y nos hacen confiar más que nunca en la vocación frutera de nuestro país y particularmente de nuestra promesa: la octava región. Chile es una isla fitosanitaria. La cordillera, el desierto, los glaciares y el mar nos dan condiciones únicas en el planeta para la producción de alimentos. Si a eso le sumamos los 6.435 kmts de costa, me atrevo a decir que además de isla somos un portaviones. Estratégicamente, los puertos ubicados a la mano de las zonas fruteras (Coquimbo, Valparaíso y Concepción) son un lujo para nuestra fruticultura. Si a eso sumamos el desplazamiento de la frontera del clima hacia nuestra zona, podemos decir que estamos en el mejor de los mundos para la fruta. Especialistas de la meteorología y del medio ambiente, han señalado en los últimos años, que el cambio climático está generando como consecuencias medibles entre otras cosas: menores horas fríos, menor oscilación térmica, menor pluviometría, menor disponibilidad de agua en embalses, ríos y napas además de una mayor radiación solar en ciertas zonas. Todas estas variables afectan directamente nuestra agricultura nacional y nuestra fruticultura del Bio Bio muy en particular.

Esta “buena nueva” es una noticia potente, que nos debe hacer mirar nuestra ciudad y nuestra zona desde una perspectiva distinta y de futuro ya que el horizonte cambiará para al menos los próximos 100 años. Es cosa de desplazarse camino a Angol, Nacimiento, Santa Bárbara, Antuco y Cerro Colorado para ver a ambos lados de la carretera plantaciones recientes de manzanas, arándanos, peras, avellanos europeos que ya están dando trabajo en la zona y creciendo a un ritmo digno de celebrar. Nuestra región será en el mediano plazo el centro frutícola de Chile. Razones sobran para estar contentos: además de un clima favorable tenemos una demanda asegurada en el resto del mundo y lo más importante, una demanda de alimentos que crece cada día. Hoy somos en el mundo 7.141 millones de personas y  según el Instituto Francés de Estudios Demográficos (Ined), para el año 2050 habrá 9.731 millones de personas. Nunca en la historia de la humanidad había habido tantas personas y nunca habían vivido tantos años. Estas son excelentes noticias para Los Angeles y su gente. Ahora debemos dar el ancho y trabajar en infraestructuras de frio, mejorar la productividad de nuestros huertos en eficiencia y variedades, blindarnos de las inclemencias del clima (hay soluciones para todo!). Hoy son miles las universidades en Chile y en el mundo que están desarrollando las mejores variedades junto a viveros y empresas de biotecnologías. La tecnología,es otro recurso con que no se contaba en el pasado. Cada día se puede optimizar todo gracias a la tecnología disponible.

Todo apunta a potenciar Chile como un proveedor global de alimentos. Tenemos todo para serlo. Sólo falta avanzar y crecer con confianza y decisión haciendo bien las cosas. Ningún país del mundo y ninguna región del país, tienen tanto a su favor como Chile y la Región del Bio Bio. Argentina lo fue en el pasado y todavía avanza en la agricultura extensiva. Nueva Zelanda y Uruguay tienen ejemplos preciosos en algunos rubros. Nosotros tenemos mucho más. Nosotros somos potencialmente mucho más. Debemos transformar nuestro país en un verdadero portaviones de la agricultura intensiva.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes