jueves 12 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Allende, Bolivia y el mar


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Federico-García

El gobierno boliviano ha usado una frase de Allende para promover su postura ante el tribunal de La Haya y eso ha enojado a algunos sectores de la izquierda chilena. ¡Qué se había imaginado Evo! ¿Acaso no sabía que no se puede sacar provecho de la imagen de Salvador Allende sin permiso? Pero no deberían estar tan enojados los socialistas chilenos. La frase “Bolivia retornará soberana a las costas del Pacífico” es de las menos malas que se podrían desenterrar de entre los dichos de Allende. Pero claro, cuando se habló de cumplir el sueño de Allende nadie estaba considerando algo así. No se vaya a derrumbar el ídolo. Pero si no cayó por haber recibido sobornos del extranjero, proponer medidas eugenésicas o haber tratado mal a su señora, es poco probable que caiga por haberle querido dar mar a Bolivia. Después de todo, eso es algo que comparte con Pinochet. De haberse concretado la iniciativa en su momento, nos habríamos ahorrado el problema con Perú. 

Además, no hay por qué preocuparse tanto, un oráculo puede interpretarse de distintas maneras. Quizás Allende quería decir que la salida soberana de Bolivia fuera a través de Tacna. Asimismo, si de citar presidentes se trata, el gobierno boliviano podría haber citado a Aylwin para fortalecer aún más su postura (“un pedacito más o un pedacito menos de tierra”). Por otra parte, sería bueno que Bolivia pudiera salir al mar. Así, cada vez que el país se enfrentase a alguna crisis interna ya no podría distraer la atención de su gente acusando a Chile. Tampoco podría echarle la culpa a Chile, y a la falta de mar, por su pobreza y subdesarrollo. (Que países sin mar como Suiza y Austria sean desarrollados es un detalle; que países con una larga costa, como Argentina, no estén en una situación tan próspera es algo menor. Debe ser porque Argentina sale al Atlántico y, por lo mismo, también busca salir al Pacífico a costa de Chile).

Todo esto no tiene ninguna importancia, es verdad, y si bien buscar la manera de que Bolivia tenga mar podría ser algo bastante bueno para Chile por las razones ya mencionadas, no es algo popular, en el sentido más básico. Y eso sí es un problema para los socialistas. El socialismo es internacionalista, y funciona y piensa en base a parámetros de clases y no de naciones, pero el pueblo al que dice proteger y representar es patriótico. Por eso es que de vez en cuando aparecen frasecitas como la que está usando Bolivia y es por eso que los socialistas tienden, entre otras cosas, a configurar nuestra legislación según convenios internacionales para nada vinculantes: la soberanía les importa un bledo, lo que importa es que el pueblo no lo sepa.

Federico García Larraín

Bachiller en Filosofía Medieval

Universidad de Nueva York  

Licenciado en Filosofía

Universidad de los Andes.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes