domingo 15 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

La selección: un problema ineludible

El modelo educativo puede corresponder a una identidad religiosa o de ideales que se busca custodiar, o a la excelencia académica que se busca mantener.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Federico-García

El problema de fondo en el tema de la selección en los colegios es la libertad de asociación (que siempre es una amenaza para un Estado controlador), pero eso quedará para otra ocasión. Un problema más superficial, pero igualmente ineludible es logístico: si muchas personas quieren matricular a sus hijos en un mismo colegio, pero ese colegio  no puede recibir a todos sus posibles alumnos, algunos tienen que quedar fuera. Eso es necesariamente así. Queda la cuestión de definir los criterios por los cuales unos quedan dentro y otros fuera.

Que sea el dinero el elemento definitorio parece injusto, sobre todo si considera injusto que unos tengan más dinero que otros y que puedan usarlo para mejorar la condición de los suyos. También parece injusto si el dinero es sólo una barrera de entrada artificial para dejar fuera a algunos y no un reflejo del costo real de una mejor educación. Pero el dinero no es el único criterio de selección, hay colegios que se permiten dejar fuera a potenciales alumnos por razón de su modelo educativo. Los que ya están dentro de un establecimiento determinan quién puede entrar después. Se pone en la balanza el bien de los que llegan y el de los que ya están. El modelo educativo puede corresponder a una identidad religiosa o de ideales que se busca custodiar, o a la excelencia académica que se busca mantener. Ahora bien, el futuro estudiante no es responsable de su identidad o capacidades, por lo que, de nuevo, podría considerarse injusto seleccionar en base a estos criterios. Sin embargo, si se considera que la educación escolar es algo de lo que participan los padres o el entorno, formando una comunidad que implica no sólo al alumno, entonces es posible defender la libertad de asociación al formar un colegio.

Ahora bien, si no se acepta lo anterior, pareciera que sólo se puede recurrir a la suerte para resolver el problema de la selección. La suerte no es injusta porque no considera la cuna a la hora de repartir beneficios o males: ante ella hay igualdad. Pero que la suerte no sea injusta no significa que sea justa, es simplemente aleatoria; no tiene voluntad de ningún tipo (que un terremoto dañe a una ciudad y no a otra no es ninguna injusticia). Y por atractivo que resulte usar una tómbola para resolver el problema de la selección escolar, resulta que en el fondo es trasladar el problema: como un niño no elige donde nace, eso es fruto de su suerte, se podría decir que ya existe una tómbola que decide quién entra a qué colegio. Agregar otra es sólo dar un chute más al problema, además de eliminar lo poco de voluntad humana (esfuerzo del estudiante, preocupación de los padres) que pueda haber en todo el proceso.

Federico García Larraín

Licenciado en Filosofía

Universidad de los Ándes

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes