lee nuestro papel digital

Desarrollo

Experiencia e informalidad: Los principales desafíos para el empleo joven en la región

Algunos de estos trabajadores emigran de la región hacia el norte para desempeñarse en minería principalmente. La mayoría de ellos cuenta con algún grado de capacitación.


 Por Jorge Guzmán B.

am 11 1905
La informalidad se mantiene durante los años, lo que no aporta a mantener buenos trabajos y que afecta las condiciones para poder contar con mejores fondos previsionales en el futuro.

Los jóvenes del Biobío no han logrado incorporarse a la fuerza de trabajo en la misma medida que sí lo ha hecho este grupo etario en el resto del país según la seremi de Trabajo y Previsión Social, Sandra Quintana, quien explicó que el requisito de contar con experiencia previa, empuja y acostumbra a mantener la informalidad en el empleo o a migrar a otras regiones con mejores proyecciones laborales.

La secretaria regional ministerial de Trabajo y Previsión Social, Sandra Quintana, dijo a diario La Tribuna que “dentro de la nueva realidad post pandemia, los empleos en general en esta región no se han recuperado en la medida que ha ocurrido a nivel nacional”. Quintana manifestó que en Biobío “hay aproximadamente un 67 por ciento de empleos recuperados, pero a nivel nacional este indicador se ubica sobre el 85 por ciento”. “La masa que más se ha visto afectada por esto han sido los jóvenes entre los 18 y los 25 años de edad y los adultos de 55 años en adelante”, explicó la vocera de Gobierno. En el caso de la población joven afectada por una lenta inserción laboral, Quintana indicó que muchos de estos “vienen saliendo de un liceo técnico o de la enseñanza media, buscando los empleos disponibles en ese momento, porque no tienen mayores calificaciones, excepto por los que salen de la enseñanza técnico profesional, que cuentan con una calificación más específica”. Agregó que “también se da el caso de jóvenes de entre 22 a 24 años que tienen un título profesional y que buscan empleo por primera vez”.

INFORMALIDAD Y MENORES SUELDOS COMPLICAN AL EMPLEO JOVEN

El primer problema mencionado por Sandra Quintana cuando se busca empleo por primera vez “es que te piden experiencia, que ni a los 18 ni a los 24 años tienes, porque se trabaja esporádicamente en los veranos, pero no en lo que se titulan, que es la primera traba”. Dicha dificultad “tiene que ver con los empleadores, que muchas veces piden como requisito cinco años de experiencia, que a un chico recién egresado no se le puede pedir”, dijo la seremi.

Otro obstáculo observado por la seremi “es que muchos de estos jóvenes tienen que apoyar económicamente en sus casas, por lo que se dedican al trabajo informal y a veces esta informalidad permanece en el tiempo, porque salva el día”. Quintana contó que “finalmente pasan los años y se terminan acostumbrando a esta informalidad, que no ayuda al trabajo decente ni al futuro de quien hace este trabajo informal, porque no cotizan y no tendrán pensiones en el futuro”. La autoridad de la cartera ministerial señaló que “esto sucede porque los jóvenes se arriesgan más que el adulto de 55 años en adelante, que no se atreve a invertir en emprendimientos, a diferencia del joven”. La seremi del Trabajo y Previsión Social afirmó que “nosotros queremos apoyar el empleo joven subsidiando a través de un beneficio para personas de entre 18 a 24 años, para que trabajen en forma dependiente o independiente, que está destinado al 40 por ciento más vulnerable del país”.

“Mantener esta política lograría que los jóvenes se incorporen satisfactoriamente al mundo laboral y para este año, en la región, tenemos aproximadamente 12 mil 700 cupos para mujeres y alrededor de 13 mil para varones”, explicó la vocera del ministerio. Respecto a la presencia de los trabajadores jóvenes en Biobío, Sandra Quintana observó que “hay gente que ya está saliendo de la región, hacia el norte, para trabajar principalmente en minería. Este grupo cuenta con algún tipo de capacitación, como soldadores o mecánicos de equipos industriales”. La razón por la que se da esto son “las condiciones laborales y los sueldos, en el norte se paga mucho más, un soldador aquí puede ganar alrededor de 500 mil pesos, mientras que en el norte gana entre 800 mil a un millón de pesos, lo que es una diferencia notoria”, dijo la vocera de Gobierno. “Esto se da en el caso de jóvenes altamente calificados, pero el que se queda acá busca un empleo que le permita mantenerse a él o a sus familias, aunque con la esperanza de seguir estudiando”, explicó Quintana.

EMPRENDIMIENTO SUPERA A EMPLEOS FORMALES EN EL BIOBÍO

La seremi del Trabajo y Previsión Social contó que “las proyecciones de estos jóvenes son seguir estudiando en un instituto o Centro de Formación Técnica y cuando buscan empleo también buscan algo que les dé más allá del sueldo mínimo, que sabemos que es poco por la inflación actual”. Sandra Quintana agregó que “actualmente hay ofertas laborales, especialmente en el comercio, donde se buscan reponedores, asistentes comerciales, etcétera”. Sin embargo, Quintana contó que “al preguntar por qué hay vacantes en el sector te dicen que los sueldos son una de las razones por las que no se emplean formalmente y se vuelcan al emprendimiento a través de redes sociales”. Esto se explica, según la seremi, “porque son estas ocupaciones las que les permiten ganar más que el sueldo mínimo”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
empleo joven biobioministerio de trabajo y prevision socialministerio de trabajo y prevision social biobioseremi de trabajo y prevision social biobio
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes