lee nuestro papel digital

Economía

Aseguran que atentados ponen en riesgo la mantención de la actividad de prestadores de servicios forestales

Las pequeñas y medianas empresas pueden llegar a perder el 100 por ciento de su inversión debido a estos ataques, que obligan a los empresarios a salir del rubro.


 Por Jorge Guzmán B.

am 1 1803
Algunos trabajadores se han visto obligados a reconvertir su actividad, saliendo de las zonas de conflicto para operar con seguridad o terminando cualquier faena relacionada al transporte.

Voceros de gremios del transporte acusaron millonarias pérdidas materiales y humanas en faenas forestales y diferentes servicios, con la salida de trabajadores y la dificultad para renovar maquinaria causada por la pandemia, debido a los ataques realizados en su contra en áreas de conflicto de la Macrozona Sur del país.

El presidente de la Federación Nacional de Sindicatos del Transporte Forestal (Fenasitransfor), Heriberto López, dijo a diario La Tribuna que “por lo general, estos atentados afectan a pequeñas y medianas empresas, pymes y mipymes, teniendo esto un impacto negativo en la empleabilidad que genera el rubro, porque la empleabilidad la generan en su mayoría este tipo de empresas, más incluso que las grandes empresas y además para recuperar la maquinaria, en tiempos normales son seis meses de espera para los que tenían los equipos asegurados, pero para quienes que no tienen el equipo asegurado esas son pérdidas totales que no se recuperan y pierden su fuente laboral de manera permanente”. López explicó que “el 30 por ciento de los pequeños y medianos prestadores de servicios forestales se ven afectados por estos atentados, que es un porcentaje importante y además esto genera un retraso importante en todo, si bien hay cuotas de madera que se tienen que producir y que no es posible trabajar por culpa de los atentados, eso hace que baje la productividad, que la materia prima que se entrega en las plantas baje y que finalmente desde el origen a los centros de consumo disminuya la productividad”.

PÉRDIDAS HUMANAS Y MATERIALES

El dirigente gremial agregó que “si porcentualmente la productividad empieza a bajar los trabajadores tienen derecho a reconvertirse y por lo tanto en las empresas donde no hay seguros comprometidos o los medios para recuperar esos equipos esos trabajadores se reconvierten en la misma área agrícola y forestal para seguir trabajando, pero no en las zonas de conflicto, lo que impacta en la economía por un proceso de pérdida de equipos, bajas en la productividad y la inseguridad que se vive en la zona”. Respecto a las medidas tomadas por el Gobierno, el vocero de Fenasitransfor indicó que “las empresas han negociado lo mejor que han podido con las empresas mandantes y el Gobierno y tanto quienes tienen seguro como quienes no tienen siempre han logrado algo con el Gobierno y tampoco quedan tan desposeídos, el problema es la sensación de inseguridad, porque ni el Gobierno, ni las empresas forestales ni los seguros van a renovar equipos, entonces los que más pierden son los trabajadores”.

El presidente de la Federación de Camioneros del Sur (Fedesur), Carlos Bretti, explicó, en conversación con diario La Tribuna, que “desde el punto de vista del transporte, al quemar unidades y cargas, la reposición de dichos aparatos está en el orden de los 150 mil dólares, sin contar lo que se deja de producir y trabajar, que son varios miles más y ni hablar si hay daños a las personas, ahí a pesar de que existan seguros, la vida no tiene precio y además esos seguros, al renovar las pólizas cuando se tienen que utilizar los seguros ya no se están dando o si lo dan la póliza aumenta fácilmente en un 50 por ciento”. Bretti dijo que “el que una familia deje de recibir ingresos durante un tiempo al verse afectada porque el principal sustento, en este caso el conductor, fallece, no tiene precio. Además las pequeñas y medianas empresas son las que más afectadas se ven, porque dependen de entre una a tres unidades, por lo que si a alguien le queman su unidad le queman el 100 por ciento de su empresa o pequeño emprendimiento, donde los daños no son cuantificables, a muchos les ha significado la quiebra y salir del rubro, pero la vida no tiene precio y es una realidad con la que vivimos a diario”.

FALTA DE SEGURIDAD

El vocero de Fedesur agregó que “esperamos que las actuales autoridades tengan una solución para que nos dejen tranquilos, o tendremos que insistir en que nos repongan los equipos, principalmente a los pequeños y medianos empresarios o emprendedores, vemos a diario en la Araucanía o la Zona Roja cómo los pequeños y medianos agricultores comparten nuestro dolor en las siembras y cosechas, pero lamentablemente cuando ocurren estos hechos cada uno se las arregla con sus propios medios porque el Estado de Chile nunca ha aportado con nada, por el contrario, sentimos que el Estado de Chile no coopera”. Carlos Bretti agregó que “producto de la pandemia, además, los repuestos, partes y reparaciones o la entrega de equipos terminados para renovar requieren de un tiempo de espera de seis u ocho meses, con suerte, para que llegue y cuando uno los pide los encuentra  a un precio, pero cuando llegan no se sabe qué precio se tendrá que pagar realmente, solamente hay una referencia y la inestabilidad del dólar, las guerras a nivel internacional y la pandemia no aseguran que si se compra a 10, se pagarán esos mismos 10 en seis meses más, solo hay una referencia, lo que no hace atractivo invertir o trabajar en este rubro, de hecho muchos se preguntan: ¿para qué sigo si no tengo garantía de nada?”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
atentados macrozona surFEDESURFenasitransforviolencia macrozona sur
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes