lee nuestra edición impresa

Ocupacional

Canalistas de Biobío aseguran que ley de riego es un importante instrumento para inversiones

La capacidad de inversión de las asociaciones de regantes y usuarios por sí sola, no permitiría desarrollar proyectos de mejora en riego, por los elevados costos de dichas obras.


 Por Jorge Guzmán B.

foto 1 nota ley de fomento de riego
La normativa es la única herramienta que existe al día de hoy, a través de la cual los distintos usuarios pueden invertir en tecnología y eficiencia de riego.

Los administradores de las Asociaciones de Canalistas de Biobío-Negrete y del Laja, dijeron que la ley de riego es la única vía a través de la cual se puede incentivar y desarrollar la generación de obras de riego que tecnifiquen el proceso agrícola y hacer frente al cambio climático, con obras de mediano y largo plazo en Chile.

El administrador de la Asociación de Canalistas Biobío-Negrete, Juan Vallejos, dijo a diario La Tribuna que “la ley de riego es un instrumento fundamental, más allá de ser suficiente o insuficiente, porque con cualquier incentivo o subsidio se va a dar de esa manera, pero es sin duda alguna un elemento fundamental para el desarrollo de proyectos de riego a nivel nacional”. Además, agregó que “para el privado, especialmente para los pequeños, es la única herramienta que existe al día de hoy para invertir en tecnología de riego y por lo tanto en eficiencia y para los agricultores más grandes es un incentivo para tecnificarse”.

APOYO A LA INVERSIÓN HÍDRICA

Vallejos dijo que “lo tremendamente trascendental es lo que significa la ley de riego para las organizaciones de usuarios y la ley de riego es prácticamente la única vía de inversión permanente en obras civiles, de distribución, telemetría, monitoreo de calidad de agua y otras muchas iniciativas que la ley ha impulsado, que permiten la distribución y captación más eficiente del agua”. El vocero manifestó que “en el momento en que se piensa en que la ley de riego deja de existir, la capacidad de inversiones de las asociaciones de regantes y usuarios se va a cero”. Lo anterior debido a que, “no hay otra forma de invertir en obras de riego, por los elevados costos de dichas obras”.

Respecto al hecho de que esta ley no fuera renovada por los parlamentarios, Juan Vallejos expresó su preocupación frente a la señal política: “se dio una prórroga de un año, siendo este año uno de discusión de cómo será la ley a futuro, pero lo importante es que beneficie a las asociaciones de usuarios, que son el corazón de la pequeña agricultura, además de hacer frente al cambio climático, con obras de no tan largo plazo, para que sea una ley más flexible y si esto se agregara a la ley de riego sería fantástico, entendiendo que es un instrumento básico y que históricamente ha funcionado muy bien”.

LEY COMO MECANISMO SOCIAL EN VEZ DE POLÍTICO

El gerente de la Asociación de Canalistas del Laja, Héctor Sanhueza añadió que “dicha ley ha sido un instrumento de gran valor para el desarrollo y el progreso de la actividad agrícola en el país, esta ley ha beneficiado a Canalistas del Laja en particular en muchas ocasiones, permitiendo realizar grandes inversiones, donde los favorecidos son el total de los regantes, particularmente los más pequeños, quienes no pueden, en general, financiar por sí mismos obras de gran magnitud, sobre todo en un escenario de escasez hídrica”. Sanhueza dijo que “tanto el subsidio entregado a los regantes para mejorar su sistema de riego como el hecho de que es un instrumento concursable que compromete aportes de privados, generando una sinergia importante para alcanzar los recursos necesarios para el desarrollo de riego” la convierten en una ley positiva.

Sanhueza, al igual que el vocero de la Asociación de Canalistas Biobío Negrete, dijo estar preocupado “porque esta ley no ha sido renovada, extendiéndose para un año más, pero quedando en la incertidumbre de si será renovada el próximo”. Sanhueza explicó a La Tribuna, que “después de tantas elecciones podrían darse conflictos ideológicos en el poder legislativo, que hace que se tomen posiciones más ligadas a lo estratégico políticamente, por sobre la entrega de apoyo real a una determinada ley, por lo que espero, que una vez que todos los procesos eleccionarios hayan terminado, se pueda evaluar el valor y la importancia de esta ley para la agricultura de Chile”. Planteó asimismo que “como asociaciones de canalistas, somos los llamados a hacer entender a los distintos senadores y diputados que esta ley cuenta con alto contenido social, sobre todo si consideramos las modificaciones que hoy la Comisión Nacional de Riego le ha propuesto al poder legislativo en términos de orientar los recursos a la pequeña agricultura, haciéndola aún más significativa en su impacto social, lo que nos hace pensar que a futuro primará la razón a la hora de apoyar una actividad tan importante como lo es la agricultura, considerando su relevancia también para las personas que se desempeñan realizando esta actividad”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
canalistas biobio negreteCanalistas del Lajaley de riegoley de riego chile

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes