lee nuestra edición impresa

Ocupacional

Trigo podría posicionarse como cultivo más seguro en Biobío

Sin embargo, la baja en el consumo nacional de productos derivados del trigo, especialmente pan, podría frenar el crecimiento dado por la resistencia del cultivo a altas temperaturas.


 Por Jorge Guzmán B.

trigo 4
El aumento en la producción de este cultivo no podría darse de manera explosiva, porque los suelos donde se trabaje este cereal necesitan de rotación a otro tipo de siembras entre temporadas.

La producción de trigo ganará espacios en los campos de la región del Biobío, según representantes de Molino Biobío, Socabio y la Asociación de Canalistas Biobío Negrete, debido a la preferencia que podrían mostrar los agricultores de la zona por este cultivo menos demandante hídricamente y que podría soportar mejor las inclemencias traídas por el cambio climático. 

Fernando Andaur, socio y representante legal de Molinos Biobío, dijo a diario La Tribuna que “la producción debería estar subiendo actualmente y continuar proyectándose como una elección que comience a ganar terreno entre los agricultores de la zona, considerando que los precios actuales dentro de los que se mueve este cultivo han apuntado a estimular su desarrollo durante los próximos años”. Andaur dijo que “considero que deberíamos ver una pequeña alza en la producción de trigo, producto de la sequía, aunque puede que los rendimientos se vean afectados en comparación con temporadas anteriores, precisamente por la falta de agua que se vive en la región”

HÁBITOS ALIMENTICIOS 

Respecto a la posibilidad de que el trigo pueda quitarle, eventualmente, espacios a cultivos más demandantes hídricamente, como la remolacha y el maíz, el representante de Molinos Biobío dijo que “el trigo es un cultivo de rotación, lo que significa que no se puede sembrar trigo inmediatamente después de haber cosechado, por lo que el eventual aumento no podría ser explosivo, sino que los suelos necesitarían un descanso entre siembras”. Otro factor que reconoció, influye en el crecimiento de este cultivo, cuya producción ha disminuido a nivel nacional, se da “debido a los cambios en los hábitos de alimentación de la población, que está tendiendo a bajar su consumo de pan, aunque en el caso de Molinos Biobío hemos mantenido nuestra producción durante los últimos años, en general con buenos índices de molienda”. 

De hecho, Fernando Andaur dijo que “el consumo nacional ha estado disminuyendo, por lo que la misma  producción de trigo ha ido a la baja durante este tiempo y son tendencias nacionales que seguramente no podremos cambiar, ni así tampoco ningún gremio, que por mucho interés que tenga podrá dar vuelta, de hecho el Ministerio de Educación dijo que las raciones de pan que se entregan a los niños iban a bajar a la mitad, lo que sin duda va a afectar la molienda”. 

A pesar del panorama menos auspicioso para el producto agrícola, Andaur dijo que “seguramente nos deberemos adaptar a estas nuevas condiciones y seguir siendo lo más eficiente posible, con el fin de poder mantener la producción y consumo relativamente estables, en un escenario donde además, el público es cada día más exigente”. 

CONDICIONES CLIMÁTICAS 

El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío (Socabio), José Miguel Stegmeier, dijo a La Tribuna que “aquellas variedades llamadas de invierno o intermedias, que se siembran en otoño o comienzos de invierno y que por lo general, se siembran en suelos de secano, es decir, aquellos que no cuentan con riego y dependen exclusivamente de las lluvias, en general están en buenas condiciones de desarrollo pero con algún grado de riesgo por la sequía y las altas temperaturas que están afectando ahora a la zona, lo que podría significar un menor rendimiento al esperado, sobre todo en suelos que almacenan menor humedad”.

Respecto al futuro del cultivo con las condiciones climáticas que presenta la región actualmente, Stegmeier dijo que “si se mantiene en el tiempo la falta de precipitaciones, el trigo es una alternativa que requiere menos riego y por lo tanto menos agua que otros cultivos de mayor periodo vegetativo”.

El presidente de la Junta de Vigilancia del Biobío, Juan Vallejos, enunció que “el trigo se ha convertido en una excelente alternativa de cultivo para la provincia, ya que al ser menos demandante hídricamente, aporta mucho a disminuir el uso de este elemento, por lo que tiene buenas proyecciones, gracias también a las condiciones climáticas y a los suelos de la región”. 

A pesar de lo anterior, Vallejos dijo que “esta opción aún no es tan necesaria, gracias a los sistemas de aguas profesionalizados, que están cumpliendo de buena forma la necesidad de los regantes”. Vallejos dijo que “estos cultivos de secano y que requieren menos agua, ayudan a los agricultores como alternativa productiva, cosa que se vuelve muy relevante considerando que año a año hay menos agua disponible y que los agricultores deben elegir cultivos cada vez menos demandantes de agua, por lo que los agricultores deben tener presente este cultivo a la hora de pensar en su producción, no solamente ahora, sino que también a futuro”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
AGRICULTURAagricultura los angelesasociacion de canalistas biobio negretejunta de vigilancia del biobiomolino biobiosocabiotrigo

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes