suscríbete al boletín diario

Nuestra Muestra

Edwards González: “Cada tatuaje es especial, tiene su historia y cuenta un porqué”

Desde Antofagasta, el destacado artista decidió radicarse en la comuna de Nacimiento, donde es visitado por clientes provenientes de todo Chile.


 Por La Tribuna

WhatsApp Image 2019-12-27 at 14.35.43

Oriundo de Antofagasta, Edwards González Portilla hace un año dejó todo y decidió venir a vivir junto a su mujer y tres hijos a la provincia de Biobío, radicándose en la comuna de Nacimiento, para traer su talento y destreza a estas tierras. 

“Llegamos acá sin saber cómo era, sin tener familia, llegamos a Los Ángeles a probar suerte, por un tema personal, familiar y también por calidad de vida. Venirse al sur era un proyecto que teníamos hace tiempo. Un día mi señora vino a visitar a una amiga de Mulchén, le gustó la ciudad, me mandó unas fotos y a mí también me gustó y nos vinimos: así de determinante fue la decisión”, cuenta, mientras toma una pausa en el tatuaje-retrato que realiza.

En la comuna alfarera está dedicado en un 100% a los tatuajes. “De esto vivo, mantengo a mi familia y por lo mismo hago mi trabajo de la manera más profesional posible”, asegura.

Justamente ese profesionalismo, dedicación y constancia para perfeccionar día a día es el que se refleja en su trabajo, que impacta visualmente por su calidad de trazos, reflejados en el mundialmente famoso estilo del “realismo”. 

Son los propios amantes del tatuaje que, a través de las redes sociales y el boca a boca, lo clasifican en un nivel de prestigio en la escena nacional y que hoy por hoy lo mantienen con una agenda copada, con clientes provenientes de distintos puntos del país que viajan para estampar sus cuerpos con obras que realmente narran.

Diario La Tribuna conversó con el destacado artista, quien habló acerca de su historia en el mundo del tatuaje y de cómo la escena ha ido transformándose a través de los años.


-¿Cómo comenzó tu acercamiento hacia los tatuajes?

Mi acercamiento hacia a el tatuaje comenzó a los tres años, después que falleció mi papá, quien era tatuador artesanal por así decirlo, recuerdo verlo siempre tatuando a sus amigos. Luego pasados los años desde su fallecimiento, me quise realizar un tatuaje y me dije ¿Por qué no me lo hago yo mismo?, recordando a mi papá que enseñó a dibujar en grafito cuando era apenas un niño. “Yo sé dibujar, no debe ser muy difícil pensé entonces”, así que me puse a investigar con un kit básico de tatuador que compré y descubrí que no era lo mismo, la nociones del dibujo eran las mismas pero la aplicación del tatuaje a la piel, es un mecanismo totalmente diferente. Comencé a consultar con diversos tatuadores, incluso de otros países, donde algunos me respondieron y claramente otros no, fue almacenando tips y con el tiempo me di cuenta que funcionaban, incluso grandes exponentes del tatuaje nacional como Celso Valenzuela, Ítalo Causa y Francisco Garay, artistas consolidados en el estilo del realismo, el cual a mí me llamaba la atención. Fui copiando, por así decirlo, y perfeccionando mi trabajo, aprendiendo todo tipo de aspectos desde la parte física hasta la parte mecánica de las máquinas, que permite lograr trazos únicos y cosas que uno desea plasmar en la piel de las personas.

-¿Cómo se originó tu llegada a la provincia de Biobío? ¿La escena del tatuaje cómo se vive acá?  

Soy antofagastino de toda la vida, hace tres años llegué acá con mi familia a vivir y experimentar la magia del sur. Es un lugar muy bello que siempre me llamó por cierto, mi padre siempre en su temática de tatuaje representó plantas y vegetación. Algo me llamó a vivir acá en el sur, tan hermoso con su fauna y las bonitas personas con las que he podido encontrarme acá, se siente en su forma de hablar y su forma de ser una gran calidez. Vinimos con mi familia de visita y nos quedamos de forma indefinida. Respecto a la escena del tatuaje acá es menor, es diferente se nota que las prioridades de la gente son otras, acá en el sur la gente está preocupada de otras cosas. En contraste en las ciudades la gente concurre a más a las salas a tatuarse es de cierta forma algo más cotidiano. Sin embargo acá aunque en menor grado la gente concurre a tatuarse continuamente. Cada tatuaje es especial, tiene su historia y cuenta un “por qué”, ya que estamos hablando del estilo “realismo” las personas vienen a tatuarse cosas muy simbólicas, referente a familiares que han muerto, hijos que nos alcanzaron a nacer, entonces referente a eso me toca escuchar la historia de la persona, donde finalmente cada tatuaje aunque sea un línea, tiene una razón, ninguno es realizado porque sí, siempre hay una historia detrás junto a una potente razón.

-¿Cómo ves que ha crecido el tatuaje en el último tiempo?

Hay mucho talento, colegas que diseñan, que crean, personas que están estudiando, potenciando sus habilidades. Hay escuelas de arte donde están naciendo tatuadores del más alto nivel. La cultura del tatuaje es algo que nació a la luz en nuestro país para quedarse, hay incluso programas en televisión sobre tatuajes, lo que ha ayudado a la gente a culturizarse más al respecto y saber de qué se trata realmente dejando de lado prejuicios que la gente tiene al respecto, el cual ha logrado ir desapareciendo. La gente puede estampar en su piel un lindo cuadro, una linda pintura, hoy en día con toda la tecnología los tatuadores están dedicando su vida a este lindo oficio. Yo dedico mi vida y esto es de lo que yo vivo, es fue una decisión donde yo dejé mi trabajo, “si voy hacer esto, lo voy hacer bien me dije”, y voy a dedicarme a esto.

-¿Qué le dirías a la personas que ven los tatuajes algo negativo?

Es importante abrirse a experimentar, escuchar y descubrir de qué se trata, para tener una opinión propia y no dejarse llevar por lo que dice el resto. He tatuado a todo tipo de personas, Carabineros, PDI Investigaciones, médicos, dentistas, profesores, etcétera. En mi experiencia esto va más allá de los cargos, la gente quiere expresarse, pintar sus cuerpos y ve que no hay nada de malo en eso, al final es tu cuerpo, tu experiencia, la opinión del resto es sólo eso, una opinión, lo que no debiese limitarnos de ninguna forma.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes