sábado 21 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Nuestra gente

De Los Ángeles a Nueva Zelanda: migrar para cumplir sueños

Con una maleta llena ropa, aspiraciones y entusiasmo, los hermanos Zavala emprendieron viaje al país oceánico que los inundó con nuevas enseñanzas y desafíos.


 Por Gonzalo Meller

12-04-2019_20-53-501__8.1.jpg

Cristian y Paula son hermanos. Un día decidieron dejar un poco atrás a su familia, amigos y vida en Los Ángeles para aventurarse a explorar otras culturas en Nueva Zelanda.

Hoy, cuando ya han pasado cerca de 8 años, relataron cómo es vivir en una de las ciudades más grandes y modernas del mundo.

DE CORAZÓN ANGELINO

Cristian (38) y Paula (34) Zavala Ruiz son hijos de Alfonso Zavala y Margarita Ruiz, padres a quienes definen como muy cercanos y un gran soporte en sus vidas.

Ambos nacieron y fueron criados en Los Ángeles. En cuanto a su vida académica, estudiaron en el Liceo Alemán del Verbo Divino, sin embargo, sólo Paula egresó de ese establecimiento, ya que Cristian terminó su enseñanza media en el Liceo de Hombres.

Posteriormente estudiaron carreras universitarias. Cristian Agronomía en la Universidad de la Frontera en Temuco finalizando en 2007, mientras que Paula egresó como periodista y cientista política de la Universidad Gabriela Mistral en Santiago.

UN DESTINO EN NUEVA ZELANDA

Cristian contó que la idea de conocer otras culturas y aprender a hablar bien inglés, siempre estuvo latente.

Por ese motivo, cuando llevaba dos años trabajando en una empresa agrícola angelina, decidió arriesgarse e irse a vivir a Nueva Zelanda a estudiar el idioma.

“Un día llegó un gringo a la empresa, nos hablaba y hablaba y yo no entendía mucho, y de ahí comencé a pensar que podría irme a Nueva Zelanda”, señaló.

Por lo que sería en julio de 2009, donde tomó el impulso para estudiar en el país oceánico. Él contrató un curso de inglés que duraba 4 meses, pero cuando terminó, se negó de sobremanera a dejar el territorio.

“Hice todo lo humanamente posible para quedarme, busqué todo lo habido por haber para quedarme allá y me resultó”, aseveró.

En cuanto a dejar el confort de su país originario, contó que en un principio vivir en otro país es muy sacrificado especialmente porque no conocía a nadie y el idioma es distinto.

“Escuchas mucho a la gente decir que los neozelandeses y los australianos tienen el peor inglés en el mundo, entonces fue bastante chocante al principio”, señaló.

Asimismo, para Paula, la cruzada no fue distinta. Cuando terminó su carrera decidió seguir los pasos de su hermano e ir a estudiar inglés a Nueva Zelanda.

Él le aconsejó que se fuera a estudiar por un año el idioma, para después volver a Chile. Ella se fue en diciembre de 2010, pero no se devolvió.

“Me quedé porque me gustó mucho aprender el idioma, la cultura, los neozelandeses son muy amables con el extranjero”, contó.

Paula aseguró que en el país nunca se sintió discriminada, incluso cree que Nueva Zelanda ya es como su segundo hogar.

NUEVA VIDA

Actualmente, los hermanos Zavala Ruiz viven en el país oceánico junto a sus parejas.

Cristian trabaja como administrador del fundo lechero, que es una empresa de dueños chinos. Él vive junto a su pareja que es chilena, pero que conoció en Nueva Zelanda, y su hija de dos años.

Por otra parte, Paula se desempeña como subgerente de una empresa de autos. Ella vive con su pareja de nacionalidad alemana y ahora está embarazada.

UNA DIFÍCIL SITUACIÓN INESPERADA

Los hermanos vivieron un momento difícil, del cual afortunadamente no estuvieron involucrados, y fue un ataque terrorista a una mezquita de musulmanes, en Christchurch, donde fueron asesinadas 49 personas y 20 quedaron heridas de gravedad.

Cristian señaló que la situación para él fue bastante fuerte. “Le contaba a mis familiares y amigos que en el caso que si yo hubiese ido caminando cuando esta persona iba entrado a la mezquita con los musulmanes, por el color de mi piel me hubiese matado”, aseveró.

Paula contó que cuando ocurrió el ataque, ella había viajado el día anterior a Chile. Sin embargo, la situación le impactó ya que ella vive en Christchurch.

“Yo tengo compañeros de trabajo que son musulmanes y son calles que uno recorre día a día. Fue súper chocante porque nosotros pensamos que vivíamos en el país más seguro del mundo y de repente te despiertas con esa noticia”, relató.

PAÍS MULTICULTURAL

Los hermanos aseguraron que son chilenos y neozelandeses de corazón. Esto se debe a que el país les abrió las puertas de par en par. Nunca se sintieron discriminados pese a que ellos se encontraban como inmigrantes.

Cristian señaló que es un país multicultural, es decir, hay gente de muchos países viviendo y trabajando en Nueva Zelanda. 

“He conocido gente de Zimbabue, Egipto, Rumania, Asia, Europa… entonces es bastante diverso”, indicó.

Por este motivo, recalcó la importancia de respetan a los extranjeros en Chile.

“Ustedes no saben lo que viene detrás de ellos y por qué lo están haciendo”, aseguró.

Paula y Cristian puntualizaron que muchos chilenos buscan una mejor vida en otro país, por eso recalcaron la importancia de apoyar a la gente que viene de otros países hacía Chile.

EL CAMINO DEL APRENDIZAJE

Tanto Cristian como Paula concordaron con que el viaje significó un aprendizaje necesario.

Ellos aseguraron que es como salir de una burbuja y hacer un cambio en su vida. Por este motivo lo recomiendan al cien por ciento.

“Es entretenido porque aprendes el idioma, conoces gente de otros países, aprendes cosas nueva… desde la comida hasta la forma de sentarse a la mesa o compartir un pan”, indicó Paula.

Ella aseguró que en todo el tiempo que lleva viviendo en Nueva Zelanda, le ha servido para madurar y crecer.

Por otro lado, Cristian aseguró que se siente muy feliz por haber tomado esa decisión. “No me arrepiento de nada”, aseveró.

MIRAS AL FUTURO

Los hermanos pretenden quedarse por un buen tiempo en Nueva Zelanda, asegurando que es un buen país tanto para ellos como para sus hijos.

Cristian espera que en dos o tres años pueda recibir su ciudadanía y así tener la doble nacionalidad. Con ello pretende quedarse allá y criar a su hija.

Respecto a que si piensa volver a Chile, él aseguró que quizás lo haga cuando esté más “viejito”.

Pero de todas formas, precisó que cuando acabe su vida terrenal “que me vengan a enterrar acá a Los Ángeles”.

En tanto, Paula indicó que ya tiene una casa y su familia formada en Nueva Zelanda.

“Es una calidad de vida buena y decidimos que para nuestros hijos también”, indicó.

La única preocupación de los hermanos son sus padres. Ellos viven en Los Ángeles y cada cierto tiempo los van a visitar.

“Hoy en día con las redes sociales tú los ves… no están contigo personalmente pero con una video llamada se puede, eso ayuda bastante”, aseguró Paula.

Pese a que los hermanos Zavala tienen sus vidas hechas en Nueva Zelanda, hay cosas de Chile que no cambiarían por nada.  Ambos concordaron con que la comida, el pan francés, el queso, pero por sobre todo los amigos, los llevan siempre en sus corazones. “A pesar de los años, el cariño se mantiene”, aseguraron.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes