suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Héctor Contreras: ?una joya musical de Los Ángeles que se luce en la Quinta Vergara?

Cumpliendo uno de sus grandes sueños pisando el máximo escenario del continente americano, el joven trombonista busca impulsar su carrera internacionalmente.


 Por La Tribuna

01-03-2019_20-15-531__10.1.jpg

Como un perseverante que tiene todas las melodías en su mente dando vueltas constantemente, así se definió Héctor Gonzalo Antonio Contreras Rivera, quien con 19 años es parte de los metales en la orquesta del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, tocando el trombón.

Nacido en el corazón de la provincia de Biobío dentro de las instalaciones del Hospital Dr. Víctor Ríos Ruiz el 16 de marzo de 1999, es el hijo menor de Bernarda Rivera y Gonzalo Contreras, con quienes vive en Villa Galilea y han sido fundamentales en su carrera.

“Gracias a Dios me han apoyado desde que empecé porque siempre supieron que quería ser músico, entonces de ahí me empezaron a apoyar, a comprarme los instrumentos y llevarme a las clases”, afirmó. 

Estudió en la escuela Manuel Blanco Encalada y su enseñanza media fue en el Liceo Bicentenario. Posteriormente, su amor por la música lo llevaría a perfeccionar su técnica en el conservatorio de la Universidad de Chile y en la Escuela Superior de Jazz. 

Amante de la música clásica, cumbia, jazz –todo, menos el rock pesado– y con influencias musicales de Los Tres, Ron Kenoly y Chet Baker, entre otros, el joven trombonista sigue su estudio en distintos estilos musicales, ya que “me pueden llamar mañana a tocar zamba y tengo que estar preparado”.

En cuanto a su vida personal, el sinfónico comentó que el tiempo escasea para establecer una relación, y pese a que las fanáticas están, “me porto bien”.

MÚSICO POR NATURALEZA

Sus albores musicales se remontan a la edad de tres años, cuando se inició en las cuerdas tocando guitarra en las instalaciones de su culto evangélico. “Hasta los 12 años era pura guitarra, pero ahí me empezó a gustar el trombón”, precisó.

Entre que crecía su amor por el instrumento metálico y sumando experiencia, el músico aseveró que siempre fue perseverante, ya que “de chico practicaba todos los días más de cinco horas. Tenía muy claro que quería ser músico profesional, entonces me mentalizaba y estaba practicando todo el día”.

Como si hubiese nacido con el alma impregnada en música, el trombonista aseguró que nunca ha sentido nervios al tocar. No solo porque empezó a los 14 años tocando en casinos junto a hoteles, sino porque existe una razón difícil de explicar que lo lleva a “siempre estar seguro de lo que hago; tengo que estarlo aunque haya miles de personas; a veces no le tomaba el peso, especialmente cuando tocaba con públicos grandes”.

APRENDIENDO DE MAGNOS EXPONENTES

Tomando en consideración que había guitarristas por todos lados, Héctor aseveró que “siempre faltaban bronces, entonces me empezó a llamar la atención el trombón y ahí empecé a tomar clases particulares”.

Serían aquellas enseñanzas privadas las que le abrirían la opción de perfeccionarse en la disciplina con emblemáticos y experimentados trombonistas, entre los que se encuentra el de Marc Anthony y Luis Miguel, entre otros.

“Eso ha sido genial, además, el año pasado estuve en un encuentro de trombonistas en Argentina, donde estaban los top del trombón a nivel mundial, de New York, y es genial porque te pasan el conocimiento desde la fuente misma”, puntualizó el orgullo musical angelino.

SU ARRIBO A VIÑA DEL MAR

Una habilidad impecable manejando el trombón llamaría la atención del trompetista de Ricky Martín, quien le presentó la “joya musical de Los Ángeles” al director de la orquesta hace tres años. “Al director le gustó como yo trabajaba y anteriormente me llevó a la Teletón el 2017 y el 2018 hicimos varias grabaciones, por lo que este año me llamó a Viña”, explicó.

El joven se considera “cabro chico”, y jamás pasó por su mente llegar al máximo escenario del continente a temprana edad, pero acepta su destino como otro gran desafío debido a que “aquí estoy al lado de los mejores músicos de Chile y ellos son los que están acá, entonces lo recibí genial; estoy cumpliendo uno de mis sueños”.

De todas formas, Héctor explicó que no es fácil. Entre los ensayos que inician a las 9 de la mañana y finalizan a las 3 de la tarde, posteriormente debe producirse para estar a las 8 de la noche sentado en la Quinta Vergara. “Es una pega muy ardua, todo el día a full para que no hayan detalles a la noche, porque este es el escenario más grande en el que he estado”.

Agregó que “he estado todo el tiempo ensayando aquí, no he tenido el tiempo de salir tanto a conocer y el rato libre estoy acá durmiendo, porque estamos todo el tiempo dándole”.

El músico sentenció que cuando finalice el festival, tampoco podrá recorrer, ya que “voy a seguir estudiando con todo porque vienen hartos trabajos en marzo y tengo varios eventos agendados, entonces hay que seguir practicando para responder bien al público”.

EL LENGUAJE UNIVERSAL

Consultado por el significado de las melodías para él, Héctor afirmó que “la música es el lenguaje universal; puede estar en cualquier parte del mundo y con gente que hable otro idioma, pero seguirá siendo lo mismo, porque la partitura va a estar escrita igual y transmitirá otra energía”.

A su vez, enfatizó que realmente no sabría cómo explicar lo que es el concepto formalmente, ya que “es mi motor y estoy todo el día pensando en eso antes de dormir; todas las melodías están en mi mente dando vueltas”.

POCO VALOR HACIA LOS ARTISTAS NACIONALES

Para finalizar, y con el tiempo en contra, el artista se refirió a sus proyectos manifestando que desea grabar un disco solista de jazz el próximo año y posteriormente estudiar fuera del país, porque “acá en Chile a los artistas no los valoran; hay músicos increíbles, pero todos tienen que irse para afuera si quieren surgir; acá lo más grande es el festival y no hay nada más, entonces deseo seguir mi carrera afuera”.

El trombonista angelino seguirá trabajando arduamente para cumplir cada uno de sus sueños, mentalizado para que no haya ningún pormenor en sus presentaciones.

“Todo se ha dado hasta el momento muy bien y fácil por el esfuerzo y perseverancia que le pongo”, sentenció apresurado camino a la Quinta Vergara.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes