lunes 14 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

César Panés Ramírez: abogado en su cúspide buscando la perfección

De un orgulloso corazón angelino, agradecido de todo lo que le ha otorgado la capital de la provincia de Biobío, el ministro presidente de la Corte de Apelaciones de Concepción y profesor de derecho procesal se definió como un hombre “realizado al que le falta afinar detalles”.


 Por GONZALO MELLER

31-10-2018_19-53-121__principal

Nacido en complicadas circunstancias médicas en Santiago, el hijo de Ana Ramírez Castillo y Gerardo Panes Valenzuela, César Gerardo Panés Ramírez ha liderado con gran vocación distintas actividades académicas y de perfeccionamiento en beneficio de sus alumnos a quienes aseguró aportar los conocimientos desde la experiencia. Además lidera una trascendental institución que vela por el correcto funcionamiento de los tribunales inferiores de justicia con una jerarquía superior.

El abogado que inició su carrera en su tierra natal como secretario del Tercer Juzgado de Los Ángeles, pasando por la comuna de Laja, Puerto Natales, Ancud y consecuentemente fue nombrado Primer Juzgado Civil de Concepción; pasando por el Tribunal Oral en lo Penal de Concepción para en 1988, ser miembro integrante de la Corte de Apelaciones en Concepción donde este 2018 asumió como presidente en la capital de la provincia del Biobío.

De todas formas, para llegar a su puesto comentó que no sólo la vocación y su disciplina le llevaron al puesto, sino que influyó un arduo trabajo de sus profesores en su formación.

VIDA ACADÉMICA

El abogado comentó que sus estudios comenzaron en la Escuela Superior de Hombres Nº 1 de Los Ángeles en 1963 de la cual tiene excelentes recuerdos ya que esta se ubicaba en Mendoza, muy cerca de su casa donde estudió hasta quinto básico.

“Ahí conocí a un muy buen grupo de amigos, jugábamos a la pelota en la calle, nos llevamos bien hasta el día de hoy”.

Posteriormente comentó que en sexto básico se trasladó al Liceo de Hombres, el cual en aquel entonces tenía sus instalaciones frente a la Plaza de Armas, ya que el edificio actual estaba en construcción. Ahí finalizaría su enseñanza media.

Finalizada esa parte de su formación, Panés comentó que buscó consolidar su afinidad para las ciencias sociales en la Pontificia Universidad Católica sede Concepción estudiando derecho gracias a un certero comentario.

“Un amigo mío entró a estudiar derecho un año antes que yo y me habló de las bondades de la carrera junto a la universidad, así que di la prueba de aptitud académica y decidí irme a Concepción”, afirmó.

Asimismo puntualizó que “en la universidad tuve la fortuna de estudiar junto a pocos alumnos, por lo que las clases fueron personalizadas y a mitad de carrera pude conocer mi verdadera vocación que fue el poder judicial”.

EL CAMINO A SU CÚSPIDE PROFESIONAL

Para Panes estudiar la carrera de derecho fue una oportunidad que le abrió grandes puertas laborales ampliando con creces sus expectativas, asegurando que es “una carrera muy multifacética y polifuncional que da muchas posibilidades de trabajo”.

Por otra parte, finalizando sus estudios pudo volver para ejercer profesionalmente en su querido Los Ángeles en el poder judicial, siendo su primer destino como abogado el ex tercer juzgado civil, cuando aún las dependencias estaban al lado de la antigua cárcel de Los Ángeles en la avenida Vicuña Mackenna comenzando un largo viaje ejerciendo el orden normativo​ e institucional.

“Comencé en el año 1988, después me fui a Laja, luego a Puerto Natales, ahí ascendí a capitán de provincia, luego estuve en Ancud tres años y en 1996 me trasladé definitivamente a Concepción, como juez del Primer Juzgado Civil donde ejercí alrededor de nueve años como juez”, aseguró.

Consecuentemente, el profesional comentó que trabajó en el sistema reformado, ingresando como juez del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal y a partir del 2009 aseveró que su carrera comenzó a llegar a su cúspide, siendo nombrado como ministro titular de la Corte de Apelaciones de Concepción, de la que ahora es presidente desde marzo de 2018 hasta marzo de 2019.

En cuanto a sus logros señaló que se deben a una educación pública que en sus tiempos “realmente era de verdadera calidad”.

“Agradezco mi formación gracias a los excelentes profesores que tuve en Los Ángeles, recordando con especial cariño a mi profesora Teresa junto a mis profesores del Liceo de Hombres”, puntualizó.

Asimismo destacó que “mi inclinación por las ciencias sociales viene desde el colegio, nunca fui un buen alumno en matemáticas, pero sí tenía buenas notas en todos los ramos de ciencias sociales por lo que me fui inclinando por la carrera de derecho y después por mi gusto hacia el poder judicial gracias a la motivación que tuve en mi enseñanza básica y media”.

Por último, en cuanto a su carrera, comentó que ésta actualmente se encuentra en la cima y pese a que el área judicial es compleja, señaló que “la verdad he tenido bastante suerte, creo que me he realizado como abogado, ahora estoy prácticamente en la cúspide de mi carrera, sólo queda más arriba llegar a la Corte Suprema, pero llegar ahí es más bien de carácter accidental porque son muy pocos cupos”.

PADRE, DEPORTISTA Y PROFESOR

El abogado padre de 5 hijos varones; Gerardo, que siguó sus mismos pasos como abogado; Gonzalo, quien es médico; Benjamín, estudiante de ingeniería civil y; Vicente y Maximiliano quienes están cursando su educación básica, explicó que le gusta realizar distintas actividades con ellos, como por ejemplo jugar fútbol, correr, salir a caminar y otros, pero comentó que lamentablemente el tiempo no es suficiente.

“Estoy un poco complicado por el tiempo, es difícil, pero la verdad es que a veces uno no se hace el tiempo”, dijo.

Por otra parte, comentó sobre su carrera como profesor, donde ha ejercido hace 15 años dando cátedra en derecho procesal con una vasta experiencia en distintas áreas.

“Ahora estoy haciendo clases en la facultad de derecho de la Universidad de Las Américas en Concepción, he realizado cursos en post títulos, post grado, he tenido cursos en el extranjero.

Ha sido bien variado mi currículum de carácter académico”, afirmó.

En cuanto a su experiencia dictando las materias aseveró que “ha sido muy interesante porque uno ayuda en la formación de los jóvenes y uno aprende de las falencias que tuvo en sus tiempos de pregrado intentando de que ellos no las repitan y eso lo agradecen mucho”.

HOMBRE REALIZADO EN BUSCA DE LA PERFECCIÓN

El profesional comentó que se define como un hombre realizado, pero con algunas cosas todavía por hacer.

“En el área personal hay que perfeccionar muchas cosas, en la profesional también, ya que uno va creciendo todos los días”, aseguró.

También agregó que “es importante tratar de ser feliz, pero eso creo que se trabaja con todo el mundo, esforzándose en hacerlo de la mejor forma”, dijo.

Para finalizar, destacó a sus buenos amigos que con frecuencia visita  en Los Ángeles, una ciudad que aseguró “hecho mucho de menos”. 

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
Corte de Apelaciones de Concepción

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes