lunes 19 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Los Ángeles

Patricio Almendra: Una vida de esfuerzo y fútbol

Con pasos por el fútbol extranjero y una que otra mala decisión en su carrera como jugador, el ídolo “lila” llegó a Los Ángeles para entregar su experiencia, esta vez desde la banca para lograr el ascenso con Iberia.


 Por Sebastián Díaz

23-02-2018_21-21-461__10.1

Patricio Antonio Almendra Cifuentes es un ex futbolista el mayor de dos hermanos y actual director técnico de Iberia de 40 años.

Cuenta nació en Concepción, misma ciudad donde se crió junto a sus padres y su hermano Jonathan. Estudió en distintos establecimientos, entre ellos el Sagrados Corazones, Salesiano y Liceo Enrique Molina Garmendia, además en su paso por Santiago estudió en el Colegio Benjamín Vicuña Mackenna.

Desde chico comenzó su idea de jugar al fútbol, algo que nunca lo detuvo hasta conseguirlo. "A los seis años, paso a ser parte de la escuela de fútbol de la Universidad de Chile en Concepción, a cargo del profesor Jaime Nova. Luego de eso me integro a la escuela de fútbol de Huachipato, hago pre cadetes ahí, juego ahí hasta los 10 u 11 años, donde me voy a las inferiores de Naval, luego me fui a las inferiores de Deportes Concepción y ya a los 15 años volví a Huachipato. A los 16 años me compra Colo Colo, estuve ahí dos años, volví a Huachipato y debuté el año 97'".

En cuanto a su idea de ser futbolista, destacó que todo fue por su padre, quien fue futbolista y jugó por Deportes Concepción y Fernández Vial. "Siempre, cuando era pequeño, me llevaba al estadio, salíamos de paseo y la pelota era infaltable, entonces ahí se me fue dando el tema del gusto por el fútbol, pero cuando era muy chico no tenía mucha noción de lo que era jugar a la pelota, eso despertó en mí a los 5 ó 6 años".

Pese a ello, dejó en claro que fue algo que se dio y no porque sus padres se lo hayan inculcado. "Mi papá me dejó que me gustara lo que fuera, pero para Navidad yo pedía un balón o el equipo de la Selección chilena, zapatos de fútbol, siempre fueron esos mis regalos de Navidad y cumpleaños, porque se fue dando solo".

Fue en 1997, con 20 años que Patricio Almendra debutó en Primera División vistiendo los colores de Huachipato, curiosamente frente a Deportes Concepción. En ese sentido, explicó que "había nerviosismo, pero gracias a Dios, tenía una experiencia más o menos importante en lo que fue mi paso por Colo Colo, tuvimos giras al extranjero que me permitieron tener otro roce, entonces no se me hizo muy difícil a la hora de debutar, pero sí había un nerviosismo propio de lo que significa la edad y debutar en el fútbol profesional".

Almendra, comentó que tras su debut en el elenco siderúrgico, salió a préstamo a Fernández Vial en 1998.

NUEVA ZELANDA

Durante el segundo semestre de ese año, Almendra va por su primer paso al extranjero, fichando por el Lower Hutt City de Nueva Zelanda. "Mi representante me ofreció la posibilidad de ir, la verdad es que tuve la fortuna de ser uno de los que abrí la puerta a otros jugadores que después pudieron ir, conmigo fue Freddy Segura, después recomendé a mi amigo Sergio Muñoz, que hoy día es parte del cuerpo técnico y así sucesivamente vinieron otros jugadores que fueron a jugar a esa liga".

Almendra fue solo, "complicado y temeroso al principio, pero ya estando allá, la verdad es que me fue muy bien, hasta el día de hoy en el club me recuerdan como uno de sus jugadores importantes. En la sede del club tienen una foto mía en la entrada y eso es súper lindo poder recordarlo".

En cuanto al idioma, dijo que debió aprenderlo. "Cuando me fui para allá sabía decir hola, chao, papá, mamá, gracias, pero al mes ya te aprendes las frases, porque de lo contrario pasas vergüenza y hambre, porque ni siquiera se puede comprar en el supermercado".

VUELTA A CHILE

Tras su breve paso por dicho fútbol, Patricio Almendra volvió a Chile para jugar por la Universidad de Concepción, del que asegura, fue un paso muy lindo, porque fue uno de los goleadores del torneo, siendo volante de creación y era uno de los más jóvenes del plantel.

Respecto a esa vuelta al país, sostuvo que "la experiencia yo la viví en Nueva Zelanda, pero no era un fútbol para quedarse, era para ir, madurar personalmente y luego volverse. Lo mío estaba acá, yo quería triunfar acá en Chile, quería hacerme un nombre acá y por eso tomé la decisión de venirme a la 'U de Conce' que el profesor me llamó y me dijo que quería contar conmigo y eso para un jugador es súper importante".

DEPORTES CONCEPCIÓN, EL CLUB QUE LO MARCÓ

Corría el año 2000 y el ahora director técnico, llegó a Deportes Concepción. "Hasta ese año, yo la verdad es que no tenía ningún club como el equipo de mi corazón, esos colores que se llevan dentro, yo hasta ahí era un jugador que iba a los clubes donde le tocaba. Ese año me tocó llegar a Deportes Concepción y los lazos que se crearon entre el club y yo fueron tan fuertes que hasta el día de hoy uno los mantiene".

Por lo mismo, explicó que todo eso pasó producto de las cosas que se vivieron ese año, entre ello estar cinco meses sin cobrar sueldo, ahí el grupo se hizo fuerte, la gente los acompañó en masa a los partidos finales.

Sumado a eso, se puede agregar que el elenco "lila" jugó la liguilla de la Copa Libertadores. "Lo hicimos sin un peso, entonces todo eso ya hace valorar la institución en la que estás, los lazos y a la vez marcar una importante de su vida.

Así, el año 2000 disputa la Copa Libertadores con el "león de Collao", jugando todos los partidos y donde es llamado a la Selección chilena. "La verdad es que quedé muy contento por mi primera experiencia internacional, eso me llevó a que me nominaran a jugar eliminatorias y me fui a Santiago Morning, producto de una mala decisión nuestra", dijo.

UN MAL PASO EN SU CARRERA

Luego de su gran Copa Libertadores, Almendra tuvo ofertas desde el extranjero, pero algo no salió bien. "Hubo una mala negociación nuestra. Yo estuve vendido al Lucerna de Suiza el 2001 y en una mala negociación termino jugando en Santiago Morning, cuando podría haber cerrado un contrato en Católica o en la 'U', que tuve incluso reuniones privadas con Juvenal Olmos en ese tiempo o el doctor Orozco y pasé a jugar al Morning para no quedar sin equipo, porque lo de Suiza no resultó y me tuve que volver, entonces ese podría ser uno de los pasos en falso que di en mi carrera de futbolista", declaró.

En ese sentido detalló lo que ocurrió "debí, antes de haber firmado en Suiza debería haberme asegurado de lo que estaba firmando, mi representante era Pablo Talarico y quizás no hubiese ido a Suiza, pero hubiese terminado jugando ese año en Católica o la 'U', que eran los clubes que me querían y me habían hecho un ofrecimiento concreto".

Por ello, Almendra sostuvo que hubo una gran frustración por pasar de estar vendido a Europa a jugar en el Morning. Por ello, también perdió su nominación a la Selección chilena y no tuvo más posibilidades.

VUELVE AL EXTRANJERO

Pese a ello, volvió a tener una nueva oportunidad fuera de Chile. "El 2002, el segundo semestre, me llama Cristian Montecinos, que habíamos hecho una gran campaña en Concepción y me ofrece irme a Qatar, a Doha, yo decido irme a jugar y todo eso bajo un contrato muy bueno para mí, estuve alrededor de seis meses", expresó Almendra.

Tras ello, el 2003 volvió al "león de Collao" que se encontraba en Primera "B" para poder ascender. En eso alcanzó a jugar tres partidos, cuando aparece una oferta para jugar en Emiratos Árabes, siendo un período largo en Al Ahli.

"El 2003 me voy a la liga australiana, el técnico que me llevó a Nueva Zelanda, toma el equipo que representa a ese país en la liga australiana que es el Football Kingz FC y con ese equipo me fue muy bien, fui el goleador, mejor jugador del torneo en mi posición y me gané el balón de oro del torneo y ahí decido volver al 'conce' para ascender"

VUELTA A CONCEPCIÓN

Al volver al cuadro lila, logra el ascenso con el elenco "penquista" el 2004, el 2005 se queda, hacen una gran campaña con Humberto López y el 2006 la ANFP suspende al club, por lo que se fue a jugar Copa Libertadores con Unión Española.

El 2007 se fue a Curicó Unido, pero a mitad de año, viendo que el objetivo de ascender no se concretaría, decidió volver a Deportes Concepción, que era comandado por Fernando Cavallieri. "El primer semestre del 2008 de nuevo estuvimos con meses impagos, pasándolo muy mal y el segundo semestre la ANFP nos vuelve a suspender", expresó.

El 2009 el club debió participar en la Primera "B" como castigo, el 2010 pelearon el ascenso y llegaron a la final de la Copa Chile. Al año siguiente tuvo problemas con Óscar Del Solar, quien lo dejó fuera del plantel, por lo que Almendra decidió retirarse del fútbol.

El segundo semestre volvió al club como ayudante de Jorge Garcés, luego de recibirse como técnico. El 2012 llegó Germán Corengia, como técnico, quien lo convence de volver a jugar, por lo que se preparó y tras jugar el semestre completo, decidió retirarse definitivamente y dedicarse a ser director técnico.

Respecto a su carrera como futbolista, sostuvo que lo que más destacó fue "lo que uno proyecto con las personas que lo conocen. Quienes me conocieron durante mi carrera, tienen una imagen de mí que es imborrable y eso es lo que vale, porque los que no te conocen hablan de más, pero el resto sabe y eso es lo que más valoro de mi carrera, que me permitió hacerme un nombre, conocer un montón de lugares, vivir experiencias inolvidables maravillosas, conocer el mundo y eso es impagable".

DIRECTOR TÉCNICO

El 2013 Almendra inició su carrea como técnico y ni más ni menos que en su querido Deportes Concepción. "Esa era mi casa, hicimos una campaña aceptable, luego preparamos el equipo y lo metimos en los primeros lugares de la Primera 'B' y ya cuando me vine, el club ya estaba en la quiebra de nuevo. Todo lo que vino después fue una mentira, Concepción no era lo que proyectaba. La interna del club era muy mala, no había ni siquiera para cortar el pasto y terminó en lo que es hoy día".

En ese sentido, destacó que "considero que las sociedades anónimas son un negocio que está creado para que los empresarios que se meten al fútbol ganen dinero. Es una opción, yo no digo que esté mal, pero el fútbol está sumido en un sistema donde estamos cayendo, yo no veo que vaya para arriba, veo que nos estancamos y vamos bajando, es preocupante".

IBERIA

Luego de su paso por Deportes Concepción, Almendra dirigió a Santiago Morning y Naval, este último con éxito, ubicándose segundo en el torneo de Transición 2017.

Su gran campaña lo llevó a Iberia, donde hoy está en plena pretemporada con el objetivo de ascender a Primera "B".

En ese sentido, explicó que "nosotros estamos acá en Iberia porque quisimos estar, el Cuerpo técnico está acá porque quiso, pudiendo a lo mejor estar en otro lugar, nosotros quisimos estar, porque creemos y estamos convencidos de que este club necesita volver al lugar donde estaba y hace dos semanas que estamos trabajando convencidos en eso. Va a ser muy difícil, nada es fácil en esto, pero dentro de lo difícil, vamos a salir airosos, porque creemos que tenemos la gente adecuada para pelear el ascenso.

FAMILIA

Patricio Almendra es casado y tiene tres hijos: Santiago de 5 años, Sofía de 15 y Constanza de 16. Su esposa, Lucía Vigueras Quintana, vive actualmente en Concepción junto a sus hijos, haciéndose cargo de la academia de fútbol de nombre homónimo al actual técnico "azulgrana".

Almendra cuenta que "me vine solo a Los Ángeles, nosotros tenemos una academia de fútbol, donde ella es la coordinadora y directora cuando yo no estoy".

En cuanto a las posibilidades de sus hijos en el fútbol, el estratega sostuvo que "mis hijas juegan básquetbol, mi hijo hace un mes que le gusta el fútbol, él durante cuatro años no tocó un balón y hoy en día hace un mes que está todo el día con la pelota y lo único que quiere es jugar, de hecho ya nos mandó un saludo de motivación para Iberia. Es muy futbolizado, pero desde hace un mes no más".

Pese a ello, dejó en claro que "por mí que no fuera futbolista, siempre se lo he dicho a mi señora y a todos los que me conocen, porque siento que va a ser muy difícil para él, yo tengo un hermano, que hoy en día está jugando en Suecia y que se le hizo muy difícil poder jugar en el fútbol profesional, porque siempre lo compararon conmigo y las comparaciones nunca son buenas, él es totalmente distinto a mí, es un goleador, un delantero fuerte, pero siempre tuvo la chapa de ser el hermano mío, entonces si mi hermano tuvo eso, ¿qué pasará con mi hijo?, ese es el miedo que tengo, así que preferiría que no lo hiciera".

Respecto al significado de la familia para él, afirmó que es lo más grande, lo más grande en la vida y por quien cierra filas. "Mis padres, hermano, mi esposa y mis hijos son mi círculo que pasan a tomar toda mi atención y son mi preocupación más grande y por lo que uno hace esfuerzos en la vida".   


  • Compartir:
etiquetas
IberiaLa Tribuna FindeNuestra GentePatricio Almendra

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes