suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Tte. coronel Miguel Ángel Navarrete Rehren: Un comandante en terreno

Durante este mes, se realizó la ceremonia de presentación de la máxima autoridad del Ejército en la zona, en la que aseguró no ser un hombre de oficina.


 Por La Tribuna

30-12-2016_17-45-201-8

El Destacamento de Montaña Nº17 de Los Ángeles, desde el mes de diciembre del 2016, cuenta con un nuevo comandante. Se trata del teniente coronel Miguel Ángel Navarrete Rehren, quien llegó a ocupar el cargo que dejó el coronel Rodrigo Marchessi.

El comandante Navarrete llega a la capital provincial de Bío-Bío desde la tercera división de Ejército, ubicada en la ciudad del Calle-Calle, Valdivia.

Haremos un poco de historia, para contextualizar la importancia de esta guarnición militar. El 11 de noviembre de 1931, se creó el Regimiento Andino Mixto Nº3 Lautaro, en la ciudad. El cual, en 1937, cambió de denominación a Regimiento Andino Nº3 Los Ángeles. Para en la década del 50, pasó a denominarse Regimiento Infantería Montaña Reforzado Nº3 Los Ángeles. Posteriormente, pasó a llamarse Regimiento Reforzado Nº17 de Los Ángeles. Esto fue el año 2003, como resultado del plan modernizador del Ejército de Chile.

Uno de los hechos más trascendentales en la historia del regimiento, más allá de lo dictado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (Informe Rettig), fue lo que ocurrió el año 2005, ya que en mayo de ese año, una compañía de conscriptos recién enrolados en este regimiento recibió la orden de sus oficiales de realizar una marcha en la Cordillera de Los Andes bajo condiciones climáticas adversas, pese a no contar con la vestimenta adecuada, preparación requerida, además del descanso o alimentación previa necesaria.

Hoy, este hecho, además de recordarse en emotivas ceremonias, es sinónimo de aprendizaje para el Destacamento, y esos mártires, en la actualidad, guían a los soldados y sus superiores a un mejor desarrollo de la actividad militar.

Dicho lo anterior, usted podrá percatarse, en pocas líneas, que este Destacamento tiene una larga trayectoria, y que por su ubicación, resulta ser uno de los lugares más estratégicos para nuestro país y las autoridades militares.

 

PARTE DE SU HISTORIA MILITAR

El Tte. coronel Miguel Ángel Navarrete, en conversación con La Tribuna FinDe, resaltó parte de su vida en las Fuerzas Armadas, señalando que “yo estimo que mi vocación militar pasa en primer momento por un tema vocacional-familiar. Me crié en la cuna de una familia donde había militares. Mi entorno inicial siempre fue el ambiente militar, lo que me llevó a postular a la escuela desde muy joven, con 15 años y segundo medio rendido. Inicié mi carrera en infantería, me especialicé en montaña con todas sus subespecialidades, en distintos momentos. Postulé a la Academia de Guerra, suboficial del Estado Mayor, obtuve buenos resultados en cursos en el extranjero que hice de montaña, me desempeñé en la unidad de operaciones especiales en montaña, participé de asesor del cuartel general de la tercera división de montaña, con asiento en Valdivia, y desde ese lugar fui designado como comandante de Destacamento”.

Su carrera la cataloga como satisfactoria, pero con un reto que ha llevado hasta el día de hoy, que es la imagen de su abuelo, quien fue básicamente la persona que lo instó a servir a su país desde el Ejército de Chile.

“Hasta el día de hoy no lo había alcanzado por lo menos hasta el 7 de diciembre. Él me crió de grado coronel, como comandante de unidad, como infante y como montañista. Mi abuelo pasó por este regimiento. Yo creo que el 7 de diciembre alcancé a ser los cuatro elementos que nombré. ¿Qué se siente? Emocionante y un gran reto”, sostuvo.

Dentro de las cosas destacadas que tiene este hombre, hoy en día comandante de Destacamento, figura el nombre de Alfredo Rehren Pulido, quien fuese intendente de la zona, y así es recordado. “Le correspondió ser comandante del regimiento en ese tiempo, y fue intendente de la provincia”, mencionó.

 

EL LEGADO  

La formación militar permite trazar metas basadas en una planificación, por tanto nunca suenan descabelladas, puesto que siempre se enmarcan en la responsabilidad, particularmente la que amerita el cargo que ostenta en la actualidad.

“Intentaré hacerlo lo mejor posible, y mejorar obviamente el nivel que tiene, con el gran esfuerzo que significa, porque ya en cuanto a instrucción y entrenamiento, el alistamiento ya es alto. O sea, el esfuerzo primero pasa por mantenerlo, y tratar de mejorarlo”, puntualizó.

 

DE SU VIDA FAMILIAR

Con todas las complejidades que tiene la vida, súmele a tener que cambiar de ciudad en periodos relativamente cortos, buscar un lugar para vivir, el colegio de los hijos, entre otros.

“Yo soy casado, tengo dos hijos (14 y 12 años), los dos son hombres, y llevo 16 años de matrimonio. Hay dificultades iniciales en lo que significa un trastorno, el hecho de cambiarse de casa a cada rato, cambio de colegio, los inconvenientes que tienen las mudanzas, cambiar la cuenta de la luz ya significa un problema. Son exigencias que coloca la carrera, y al mismo tiempo le da un carisma especial de unidad a la familia, porque trabajamos en equipo”, manifestó.

Solo en el hijo mayor ha conocido intención de poder seguir la carrera militar, en tanto, el menor, aún no dice si quiere continuar los pasos de su padre.

Respecto a la recepción tenida durante el mes que lleva a cargo del Destacamento, el nuevo comandante tuvo solo palabras de elogio para su personal.

“El personal de destacamento de montaña de Los Ángeles tiene cualidades que lo distinguen, cuenta con una gran calidad humana. Antes eran solo infantería, hoy tenemos de unidades de artillería, ingenieros, y telecomunicaciones. Cada una de ellas genera una identidad propia, sin embargo, en cada una reina el espíritu de compañerismo. No hay competencia uno contra el otro, sino que pasa por superarse asimismo”, expresó.

También, aseguró que “he pasado gran parte de mi carrera en terreno, incluso estando de asesor, que fue una de las tareas importantes que me tocó desarrollar, intenté por todos los medios estar en terreno. En este caso uno es comandante de un sistema operativo, que es un Destacamento, y como tal obliga a estar en terreno”.

Finalmente, remarcó que “el Ejército se debe a su sociedad, y tiene capacidades que lo hacen polivalentes, y esas son las que hay que colocar a disposición del bien común, que tiene relación con el plan civil. Actividades que van de la mano con actividades cívico-militares, donde las capacidades que tiene la institución se ponen a disposición de su gente. En ese sentido, nos debemos a la comunidad, somos uno más, no somos un ente que está dentro de la ciudad o provincia, y seamos ajenos. En montaña se trabaja en cordada, estas son un trabajo en equipo que se distingue, porque uno más uno suma, no resta, y en este caso, el Destacamento suma, en ningún caso resta”, concluyó el Teniente Coronel Miguel Ángel Navarrete Rehren, comandante del Destacamento de Montaña Nº17 Los Ángeles.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes