martes 10 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Los Ángeles

Tattán Valencia: La superestrella de la TV angelina

Con más de 15 años de trayectoria, se destaca por su extrovertida personalidad y forma de vestir, y durante mucho tiempo se dedicó a ser el doble del Puma Rodríguez.


 Por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO

19-08-2016_18-16-298.1

Álvaro Hernán Valencia Arriagada, de 54 años, más conocido como “Tattán”, es un comunicador innato, relacionador público de profesión, con más de treinta y cinco años de trayectoria, con una actividad laboral que va desde la locución, animación y el canto.

Este multifacético comunicador -oriundo de la ciudad de Concepción y hace más de 15 años radicado en Los Ángeles-, se destaca por su extrovertida personalidad y forma de vestir, lo que llama la atención de muchos angelinos.

Para conocer más a fondo su trayectoria, Álvaro Valencia conversó con La Tribuna y contó su historia y anécdotas en estos más de 35 años de trabajo.

 

Usted tiene un estilo de vestir característico. ¿Hay algo o alguien que haya influido en esto?

Bueno, yo estuve muy vinculado con mi abuelo, y tomé muchas cosas de él, como la collera, que siempre la uso, además de andar siempre con un toque de elegancia, formal, pero también informal, pero no al lote.

Me quedé pegado en los 80, con la serie Dallas y también hay algo de John Travolta, si te fijas en esa época era un estilo vaquero americano, jeans muy ajustados, botas vaqueras o de huaso, y para arriba formal.

A mí me gusta marcar la diferencia, pero tampoco ser ‘chabacano’, esa es la idea, siempre manteniendo un estilo, y con respeto.

 

¿Cuáles han sido las actividades en las que se ha desempeñado durante su trayectoria?

Mucho tiempo imité al Puma Rodríguez, he estado en programas de televisión importantes, radio y dedicado al canto. Esa   trayectoria la llevo prácticamente de toda una vida.

 

¿Cómo es la cercanía con la gente?

La gente me detiene en la calle, me saludan, piden autógrafos, nos sacamos fotos, quieren conocer del personaje, conozco a mucha gente, y el hecho que te ubiquen en el escenario o en la calle es súper lindo.

Yo soy muy cercano con la gente, me gusta el feedback, y como otras personas, no tengo problema de conversar con ellos, sacarme fotos, regalarles karaokes.

Tengo desde admiradoras hasta gente que me odia. Cuando uno está en el medio del espectáculo tiene gente que te odia y te ama.

Un gran hombre, Buddy Richard, me dijo hace muchos años atrás en un evento, “nunca te preocupes de lo que digan de ti, preocúpate de que hablen de ti, y el día en que no hablen de ti en el medio que nosotros nos desenvolvemos, ahí preocúpate”.

Agradezco las muestras de cariño, porque yo me debo a ellos, porque si soy lo que soy es en gran medida a ellos. En definitiva, nosotros vivimos de la gente, y qué gratificante es que la gente te reconozca y te salude y te dé el espacio. Acá pasa que la gente les tiene cariño a los personajes.

 

¿Cuáles han sido sus mayores recuerdos o satisfacciones durante estos 35 años?

He tenido cosas muy lindas, recuerdo haber estado cantando en Santiago, cuando llegó Gervasio, yo estaba cantando y obviamente se disolvió todo, se subió al escenario, me pide el micrófono y le habla al público diciéndoles que yo soy un cantante igual a él, mereciéndome el mismo respeto que el público tenía hacia él, yo seguí cantando y después terminamos cantando juntos “Una pala y un sombrero”, que también era parte de mi repertorio y fue algo bonito.

También, para el terremoto yo estaba en una radio en Nacimiento, muchos habitantes quedaron sin nada, entonces hice un megaevento solidario, y finalmente logramos ayudar a mucha gente damnificada. Yo hago muchos eventos solidarios.

Yo traje a Don Francisco a Los Ángeles, para una Teletón, esa fue la única vez que pasó por acá. Como eso, son miles de recuerdo hermosos que tengo.

 

¿Cómo se definiría usted?

Normalmente la gente te etiqueta con características que no son, sin conocer a las personas, pero si uno se da el tiempo de conocer bien a las personas cambia la percepción.

Soy una persona muy sola, abocado a mis hijos y nietos y me refugio en la música, el mundo nuestro es muy especial, porque te ven con mucha gente, mujeres, personas importantes, donde uno va te abren las puertas.

Pero aquí hay un tema importante que es tu enriquecimiento personal, ese cariño de la gente que después te vea en la calle, no soy un desconocido en mi propia ciudad, y eso tiene un valor súper importante, me respeto yo y respeto al resto. Uno tiene que tener credibilidad por lo que hace.

 

¿Qué lo llevó a dedicarse a esto?

Hay un momento en que los padres te preguntan sobre lo que quieres ser cuando grande o lo que vas a ser en la vida, y yo desde muy pequeño descubrí algo muy importante, hacer lo que me gusta, lo que amo, pero feliz, y ser un hombre feliz de alma y corazón, por lo que hago.

Tengo familiares, amigos que trabajan y ganan mucho más que yo, pero no son felices.

 

¿Tiene algún significado su apodo Tattán?

Cuando era chico quería ser actor o piloto, por mi forma de ser diferente, mi abuelo -mi tata- me enganchó, cantábamos juntos y siempre me decía échale para adelante, y entonces cuando él muere me pongo como homenaje a él: “tattán”, que viene de tata.

Y hoy en día Tattán supera a Álvaro, hoy la gente me conoce como el Tattán de la tele, el que canta y muchos me dicen el ‘Puma Rodríguez’ por mi estilo.

 

¿En que se encuentra actualmente?

En estos momentos estoy en radio, mis shows y espectáculos y en la televisión, que es lo que amo, ser comunicador social. Y esas tres áreas yo las desarrollo también en el canto, pero los fines de semana hago eventos, repertorio como cantante comercial, son aquellos temas que tú conoces por uno u otro motivo, el coro, la empezada.

Cuando asumo un desafío, objetivo o proyecto de vida, es con todo, lo tengo que sacar adelante como sea, dentro de las herramientas y los beneficios que me da a la vida.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes