suscríbete al boletín diario

Los Ángeles

Javier Pezoa, el empresario amante del rodeo

Es conocido en el rubro agroforestal, pero tras su trabajo aparece un hombre dedicado a su familia y su pasión, el rodeo.


 Por La Tribuna

12-05-2016_16-37-10JAVIERPEZOA1-1

Javier Pezoa Gutiérrez, es un empresario angelino de 64 años, del rubro agrícola y forestal.

Cuenta que nació en el sector Santa Matilde, en las cercanías de Los Ángeles y luego viajó a estudiar a la capital de la provincia de Bío Bío.

En eso detalló que “me vine a vivir con una tía a Los Ángeles, que me ayudó mucho en su tiempo, estuve 8 años con ella, fue cuando me vine a la enseñanza de humanidades, que era en ese tiempo”.

Luego de eso estudió técnico forestal en la Universidad de Concepción en 1974, donde comenzó a trabajar como empleado en una prestadora de servicios en el rubro forestal.

Por eso se independizó en 1980, donde prestó servicios de raleo para Forestal Mininco en el fundo San Luis de Micauquén, donde hizo de capataz de faena.

Tras ello siguió en el mismo ámbito, hasta la fecha.

Respecto a eso, manifestó que “mi trabajo se basa en sociedades que tengo de mi familia, ya sea en la parte agrícola, criando ganado, siembras y en la parte maderera con aserraderos, astilladores. Funcionamos con prestación de servicios de cosecha y transporte forestal”.

En relación a su trabajo actual, Pezoa detalló que ejerció su profesión muy poco tiempo, porque dice que en esos tiempos había muy poco trabajo, por lo que se vio obligado a trabajar.

Pese a ello, dice estar contento de su vida, ya con sus hijos, todos mayores, faltando sólo la menor, que está terminando su enseñanza superior, manifestó sentirse respaldado por su familia, e incluso contó que trabaja con uno de sus hijos.

Por lo mismo el empresario dijo que “me gusta mucho lo que hago, realmente trabajo mucho más de lo que debiera, porque tengo 64 años y me crié de otra manera, yendo encima de todo y normalmente se me pasan los días volando. Soy feliz en lo que hago, porque al final seguí en lo mismo que empecé”.

 

EL RODEO, UNA DE SUS PASIONES

Si hay una actividad que despierta la pasión en las zonas rurales, es el rodeo, una visión no lejana para Pezoa, quien admite su cariño y pasión por éste deporte.

El empresario contó que “la verdad es que yo como nací en el campo siempre tuve afición por los caballos y cuando pude practicar el rodeo, que no fue hace muchos años atrás, debe haber sido en el 92 ó 94, me entusiasmé, porque de niño anduve a caballo”.

Por lo mismo, aseguró que una vez que tuvo la oportunidad, no dudó en ser parte de un club de la especialidad.

Además fundó el Club de Rodeo de Tucapel y hoy día es parte del Club de Alto Bío Bío, del que afirmó, son pocos socios.

Por ello no titubea al momento de hablar de lo que lo apasiona, “esto yo lo hago para el corazón, porque me gusta este deporte, me gustan los caballos y cuando puedo salgo a correr yo, cuando no, sale mi hijo o los jinetes, pero lo disfruto igual”, sostuvo.

En ese sentido manifestó que le ha ido llevando el cariño por la actividad a sus hijos.

Pezoa continuó su historia argumentando que “en la parte agrícola, donde tengo los caballos es donde yo nací, entonces he ido formando un campito al lado, que ya está más grande y puedo tener caballos, mis raíces están ahí, voy todos los días al campo a dar una vuelta, entonces hay toda una relación desde donde nací, el campo y entiendo el tema, entonces por eso me gusta muchísimo”.

El empresario agregó que pese a ser muy trabajólico, se ha podido dar el tiempo para practicar lo que le gusta y cuando hay rodeo sale a competir.

 

UNA ACTIVIDAD FAMILIAR

Uno de los puntos que más destacó Javier Pezoa, es su pasión por el rodeo, pero además el cariño y amor por su familia, por lo mismo subrayó que para ellos es una actividad familiar asistir al rodeo. “Si hay algo aquí, puede estar lloviendo y mi señora va con un paraguas conmigo a ver el rodeo, me siento apoyado por ella en eso y es importante, porque funcionamos así acá. Mucha gente sale a correr, pero van solos, aquí es doblemente meritorio porque voy con mi familia y me siento cómodo, porque el fin de semana o cuando vamos a Rancagua vamos todos juntos y lo pasamos bien”.

De sus hijos comentó que uno de ellos comenzó a practicarlo a los 14 años, porque antes no estaban las posibilidades, pero su hija menor creció cuando ya estaban todos corriendo y aseguró que “para ella entre ir al rodeo y pasear en otro lado, va al rodeo”.

 

SUS LOGROS

Pese a tomar el rodeo como un hobby, ha destacado participando en dos Champions de Rancagua, en desmedro de eso, aseguró que “yo lo tomo como un hobby, pero sin perder el norte de que hay que tratar de andar lo mejor posible”.

Además sostuvo que a pesar de haber comenzado a practicarlo muy tarde, ha tenido la suerte de ir dos veces al Champions de Rancagua, el 2002 y el 2005.

Por eso fue enfático en decir que “no logré pasar a la final por cuestiones lógicas, pero he llegado dos veces, entonces me doy por pagado, aunque queda el bichito picando con la idea de volver, porque eso a uno lo rejuvenece”.

Igualmente agregó que este año fueron con dos jinetes, donde su hijo avanzó hasta el clasificatorio, pero no premió para Rancagua, pese a eso Pezoa dijo tener la tarea cumplida, aunque si puede llegar él o su hijo va a estar contento igual, porque es algo que los une y que les gusta a ambos.

 

SU VISIÓN DE LA ZONA

Con los años y la experiencia que tiene en la provincia, Pezoa asegura que el rodeo se practica harto en la zona, pero cada vez hay menos corrales grandes, “antes nos dábamos el lujo de competir como asociación en Rancagua, pero ya no se puede, aunque mucha gente lo practica como pasatiempo, con gente joven que está saliendo como los chiquillos Rojas, el “chino” García, y son gente que le gusta y están todos los fines de semana corriendo”.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
empresarioJavier PezoaLa TribunaLos Ángelesrodeo

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes